Prensa Publicada

  • Título: Fundacin Proa y la realidad aumentada en "Un panorama de este mundo"
    Autor: Data de Arte
    Fecha: 19/04/2022
    Ver nota completa
    Ver nota original (Data de Arte)

          En la Fundación Proa, "Un panorama de este mundo" presenta un conjunto de obras realizadas mediante realidad aumentada (RA) localizadas alrededor de Proa y de la Boca del Riachuelo. Se lleva a cabo en los espacios  exteriores e interiores de Fundación Proa hasta el 30 de abril.

          Con curaduría de Daniel Birnbaum y Solana Chehtman, la selección se centra en piezas de realidad aumentada realizadas y creadas por un conjunto de artistas internacionales, participando el argentino Tomás Saraceno.

           Las obras se visualizan a través de dispositivos digitales: como el celular, y/o tablets y luego de ser visualizadas es posible comenzar a jugar con ellas. Con una fuerte decisión de poner a disposición y también en debate a las  por las nuevas prácticas del arte  contemporáneo, "Un  panorama de este mundo" pone en relación el espacio público, la tecnología y el arte  en momentos muy incipientes de la disciplina. 

          La muestra, con el auspicio de Tenaris, Ternium y Tecpetrol, y la idea de Acute Art, se organizó en dos etapas: la primera desde el 12 de febrero hasta el 12 de marzo  presentando la obra de Julie Curtiss, Olafur Eliasson, Kaws y Tomás Saraceno; y la  segunda desde el 12 de marzo hasta el 30 de abril sumando obras de Nina Chanel Abney,  Koo Jeong y Lu YangProa2

          Esta decisión resguarda a  los grupos de visitantes de aglomeraciones brindando una posibilidad de expansión con la obra.  Se puede disfrutar de obras interactivas, algunas de carácter  inmersivo, otras con movimiento e incluso con sonidos, en espacios emblemáticos como el Riachuelo, el trasbordador, la vereda y el frente de Proa. 

           La realidad aumentada es una tecnología que permite superponer elementos virtuales  sobre nuestra visión de la realidad. Mediante la utilización de dispositivos digitales, esta  tecnología permite fusionar (o simular la apariencia de la fusión) del contenido digital con  el mundo real.

            Arañas, budas flotantes y personajes de tamaño gigante son explorados  desde múltiples perspectivas en un espacio familiar. A diferencia de la realidad virtual no  se requieren auriculares, anteojos especiales ni equipos adicionales. En cambio, sólo es  necesario un teléfono celular con cámara y una app para acceder a las obras.  

           Esta experiencia cuestiona la noción de lo tangible y nos sumerge en un mundo ficticio al  que solo se puede acceder digitalmente, sumando niveles de sentido y expandiendo los  límites sensoriales hasta volver permeables a los límites de lo real.



    Ocultar nota
  • Título: Los siete locos- Marina Oybin y las nuevas exposiciones en Fundacin PROA
    Autor: Marina Oybin y Cristina Mucci
    Fecha: 29/03/2022
    Ver nota completa
    Ver nota original (Los 7 Locos - Tv Pblica)



    Ocultar nota
  • Título: De Van Gogh a Piazzolla, las muestras tech copan la escena
    Autor: Daniela Pasik
    Fecha: 28/03/2022
    Ver nota completa
    Ver nota original (Clarn)

    Daniela Pasik Especial para Clarín
    La Rural, Proa y el CCK son los espacios con propuestas interactivas que crean una singular experiencia.

    A la hora de las artes visuales, aquella situación de contemplarlas, aunque sea activamente, parece haber quedado atrás para darle paso a lo que hoy se nombra como “experiencia”.
    Ya no se va a ver una muestra, ahora se vive una exhibición.
    Es como si los espacios culturales pasaran a ser pensados por alguien que imaginaba el futuro en la década del 70, con autos voladores, robots que hacen el servicio doméstico y un momento de mirar cuadros junto a la familia de Los supersónicos.
    En la Argentina, todo empezó este verano. Desde lo internacional, en febrero llegó Imagine Van Gogh al barrio porteño de Palermo en La Rural, la primera muestra inmersiva dedicada al pintor holandés.
    Por esa misma fecha fue la inauguración de Un panorama de este mundo, exhibición de realidad aumentada que trajo la Fundación Proa y sucede por las calles de La Boca.
    Desde lo local, afín a la tendencia artie-tech, en el CCK abrió un espacio permanente dedicado a esta forma de acercarse a lo plástico con una programación inicial dedicada a la vida y obra de Astor Piazzolla.
    Imagine Van Gogh viene recorriendo las principales ciudades del mundo.
    Fue creada por Annabelle Mauger y desarrollada por Julien Baron.
    Esta dupla creativa se inspiró, a principios de este siglo, en el concepto de Imagen Total, acuñado en 1977 por el fotógrafo y cineasta francés Albert Plécy, para llevar adelante, de Francia al mundo, estas experiencias ar- tísticas que, ahora en La Rural, con el pintor holandés, funcionó casi como un Lollapalooza de las artes visuales y sigue hasta el 20 de junio.
    Al sur de la ciudad, Un panorama de este mundo es una muestra que no tiene presencia física. La paradoja bastante genial tiene curaduría del sueco Daniel Birnbaum y la argentina residente en Estados Unidos Solana Chetman, directora de prácticas creativas en The Shed, Nueva York.
    Intangible, pero visual y sonora, todo sucede en lo virtual. Es como correr Pokemones, pero con ojo artísti- co. Al pararse en determinados puntos de La Boca, mirando por el celular, aparecen en el cielo arañas gigantescas, una mujer desnuda flota sobre el Riachuelo, nubes con lluvia se atropellan dentro de Proa, sale un sol radiante bajo el techo de una librería.
    La tecnología en cuestión es la realidad aumentada (RA), que permite superponer elementos virtuales sobre la visión de la realidad. A diferencia de la realidad virtual ya conocida, esta experiencia no requiere usar auriculares, anteojos especiales ni equipos adicionales. Solo hace falta tener una tablet o teléfono celular con cámara, y la app Acute Art, para entrar a este mundo extrañado.
    Se pueden ver obras de artistas como el danés Olafur Eliasson, la francesa Julie Curtiss, los estadounidenses Kaws y Nina Chanel Abney, la coreana Koo Jeong, el chino Lu Yang y el argentino Tomás Saraceno. Algunas de estas piezas son interactivas, otras inmersivas, varias un mix, y la exposición, o experiencia, sigue hasta el 30 de abril.
    “Los artistas han modelado las figuras en 3D y la plataforma Acute Art, de Londres, hace el match entre el espacio real y el espacio virtual. Brinda las herramientas tecnológicas para que se pueda dar la combinación de ambos mundos y poder ver esto acá”, explicó el artista visual y especialista en tecnología aplicada al arte Lucas de Marziani, coordinador técnico de la exposición, que también está detrás de la puesta en escena de la Sala inmersiva del CCK.
    Lo que se ve en el nuevo espacio del Centro Cultural Kirchner es el primer espacio permanente de su tipo en una institución cultural pública. El lugar, de 200 metros cuadrados y seis metros de altura en la segunda planta del edificio, está equipado con 14 proyectores, un sistema de sonido de 24 parlantes y un revestimiento acústico especialmente diseñado para generar esa sensación de inmersión. El resultado es un entorno envolvente, que da la sensación de caminar dentro de las obras.
    La primera experiencia inmersiva del CCK es parte de la gran muestra Piazzolla 100 –en homenaje al centenario del nacimiento (11 de marzo de 1921) del compositor y bandoneonista, y a 30 años de su muerte (que se cumplen el 4 de julio)– y llega, tal vez, para levantar la apuesta del tributo, que había comenzado el año pasado de un modo más tradicional con recitales, instalaciones y muestras fotográficas y de video. Es casi un grito, tanguero, que declama “el futuro ya llegó”.
    A diferencia de Imagine Van Gogh y Un panorama de este mundo, que son muestras pagas, todo lo que suceda en el CCK es gratis. El horario de apertura es de miércoles a domingos, de 14 a 20. Para esta muestra en homenaje a Piazzolla, la entrada además no requiere reserva y se ingresa por orden de llegada.
    Un bandoneón inmenso brota desde una pared y suena Adiós, Nonino.
    La música sube el volumen hasta casi poder ver, y seguro sentir, cómo entra por el tímpano y acaricia el interior del esqueleto. El piso, el techo, todo se llena de imágenes. Un retrato en blanco y negro de Piazzolla. Las calles empedradas de un Buenos Aires que ya no existe.
    Mar del Plata, el puerto, lo urbano en la costa en la que nació el compositor.
    Nueva York, su lugar elegido, espacio creativo del mundo. Cada lugar ciudadano que se asocia a su bandoneón.
    Su figura. Su sonido. Su historia.
    Todo arma un collage que se sucede al ritmo, también, de Libertango y Otoño porteño.
    Con la grandilocuencia del arte inmersivo –en donde ya no solo se mira la obra, sino que el público pasa a formar parte, estar dentro, usando otros sentidos además de la vista– el creador que revolucionó el tango tradicional tiene su homenaje más trendy, en boga.
    Luego, ese segundo piso del CCK va albergar a diversos artistas locales para que exhiban sus obras en este formato, con piezas sonoras y audiovisuales.
     

    Ocultar nota
  • Título: Fundacin Proa sum nuevas obras a su muestra de realidad aumentada
    Autor:
    Fecha: 21/03/2022
    Ver nota completa
    Ver nota original (La Brjula SJ)

    Fundación Proa sumó nuevas obras a su muestra de realidad aumentada
    La muestra de realidad aumentada abri el 12 de marzo Foto Prensa
    La muestra de realidad aumentada abrió el 12 de marzo (Foto Prensa)

    La Fundación Proa sumó nuevas obras de realidad aumentada a su fachada y los alrededores del barrio de La Boca y presentó así la segunda parte de “Un panorama de este mundo”, la exposición que no tiene presencia física, sino que está mediada por la tecnología y que permite apreciar, a través de la pantalla, figuras que se mueven e interactúan con el espectador.
    Trabajos de los artistas internacionales Nina Chanel Abney, Koo Jeong A y Lu Yang forman ahora parte de la muestra que incorpora así un amigo imaginario parecido a un Cristo negro en posición meditativa sobre la fachada del espacio, un avatar gigante cubierto de tatuajes y un gran cubo de hielo flotante.
    Acostumbrada a destacar objetos cotidianos aparentemente sin importancia, la artista coreana Koo Jeong A presenta “Density”, obra que comenzó con dibujos a bolígrafo extraídos de un libro de artista y luego renderizados en 3D: mediante el mapeo del entorno, el objeto flotante y translúcido -como un cubo de hielo- refleja y refracta el ambiente dondequiera que se coloque.

    TAMBIEN PODES VER

    Subastarán un retrato de la icónica Marilyn Monroe por 200 millones de dólares

    Prensa La Brujula SJ  21/03/2022

    «Hermana, soltá la panza», una muestra fotográfica que derriba estereotipos y prejuicios

    Prensa La Brujula SJ  21/03/2022
    La exhibicin puede visitarse hasta el 12 de abril en la Fundacin Proa Foto Prensa
    La exhibición puede visitarse hasta el 12 de abril en la Fundación Proa (Foto Prensa)

    Por su parte, la artista china Lu Yang, cuya práctica está profundamente inmersa en las subculturas del anime, los videojuegos y la ciencia ficción, da vida a su avatar digital, DOKU, que se apodera del mundo físico en forma de superhéroe gigante y danzante.
    Finalmente, las obras de Nina Chanel Abney combinan la abstracción con la representación para captar el ritmo frenético de la vida contemporánea: en ellas aborda temas tan diversos como la raza, las celebridades, la religión, la política, el sexo y la historia del arte.
    Su obra, "Amigo Imaginario", cuenta la historia de un personaje con reminiscencia religiosa, un sabio que intenta dar una bendición a un amigo, pero éste la rechaza porque no cree que le vaya a pasar nada bueno.
    La muestra de realidad aumentada abrió el 12 de marzo con obras de artistas como el danés Olafur Eliasson, la francesa Julie Curtiss, el estadounidense Kaws y el argentino Tomás Saraceno, que se pueden ver gracias a la plataforma Acute Art -a través de dispositivos digitales- y que se despliegan en sitios emblemáticos del barrio de La Boca como la vereda del espacio de arte, el río y sus alrededores.

    Proa est en avenida Pedro de Mendoza 1929 CABA Foto Prensa
    Proa está en avenida Pedro de Mendoza 1929, CABA (Foto Prensa)

    “Un panorama de este mundo” reúne también arañas gigantescas, una mujer desnuda, figuras que flotan sobre el Riachuelo, nubes con lluvia en espacios cerrados, un inmenso y radiante sol bajo techo y plantitas con flores que se mueven como impulsadas por una leve brisa.
    Unos vinilos adhesivos en el suelo de la Fundación, en la explanada y aledaños, indican al visitante el lugar exacto en el que hay que ubicarse para interactuar con cada obra: algunas se mueven, bailan, permiten el modo selfie o incluso hacerles zoom.
    La muestra, con curaduría del sueco Daniel Birnbaum (director artístico de Acute Art) y Solana Chetman (directora de prácticas creativas en The Shed, Nueva York), despliega en el barrio porteño de La Boca una tecnología incipiente, de la que aún queda mucho por descubrir: la realidad aumentada.
    La exhibición puede visitarse hasta el 12 de abril en la Fundación Proa, ubicada en avenida Pedro de Mendoza 1929, CABA.



    Ocultar nota
  • Título: Fundacin Proa sum nuevas obras de realidad aumentada
    Autor:
    Fecha: 18/03/2022
    Ver nota completa
    Ver nota original (Noticias del Barrio)

    Fundación Proa sumó nuevas obras de realidad aumentada
    La Boca
     Publicado: 18 / 03 /2022
    Fundación Proa sumó nuevas obras de realidad aumentada
    (La Boca)

    La Fundación Proa sumó nuevas obras de realidad aumentada a su fachada y los alrededores del barrio de La Boca y presentó así la segunda parte de “Un panorama de este mundo”, la exposición que no tiene presencia física, sino que está mediada por la tecnología y que permite apreciar, a través de la pantalla, figuras que se mueven e interactúan con el espectador.

    Trabajos de los artistas internacionales Nina Chanel Abney, Koo Jeong A y Lu Yang forman ahora parte de la muestra que incorpora así un amigo imaginario parecido a un Cristo negro en posición meditativa sobre la fachada del espacio, un avatar gigante cubierto de tatuajes y un gran cubo de hielo flotante.

    Acostumbrada a destacar objetos cotidianos aparentemente sin importancia, la artista coreana Koo Jeong A presenta “Density”, obra que comenzó con dibujos a bolígrafo extraídos de un libro de artista y luego renderizados en 3D: mediante el mapeo del entorno, el objeto flotante y translúcido -como un cubo de hielo- refleja y refracta el ambiente dondequiera que se coloque.

    Por su parte, la artista china Lu Yang, cuya práctica está profundamente inmersa en las subculturas del anime, los videojuegos y la ciencia ficción, da vida a su avatar digital, DOKU, que se apodera del mundo físico en forma de superhéroe gigante y danzante.

    Finalmente, las obras de Nina Chanel Abney combinan la abstracción con la representación para captar el ritmo frenético de la vida contemporánea: en ellas aborda temas tan diversos como la raza, las celebridades, la religión, la política, el sexo y la historia del arte.

    Su obra, «Amigo Imaginario», cuenta la historia de un personaje con reminiscencia religiosa, un sabio que intenta dar una bendición a un amigo, pero éste la rechaza porque no cree que le vaya a pasar nada bueno.

    La muestra de realidad aumentada abrió el 12 de marzo con obras de artistas como el danés Olafur Eliasson, la francesa Julie Curtiss, el estadounidense Kaws y el argentino Tomás Saraceno, que se pueden ver gracias a la plataforma Acute Art -a través de dispositivos digitales- y que se despliegan en sitios emblemáticos del barrio de La Boca como la vereda del espacio de arte, el río y sus alrededores.



    Ocultar nota
  • Título: Cmo es la muestra de realidad aumentada que sum nuevas obras en la Fundacin Proa
    Autor:
    Fecha: 17/03/2022
    Ver nota completa
    Ver nota original (El Planeta Urbano)


    POR EL PLANETA URBANO
    17 De Marzo De 2022
    DESDE LAS ARAÑAS GIGANTES DE TOMÁS SARACENO A BUDAS MEDITATIVOS Y CUBOS DE HIELO TRASLÚCIDOS, LA EXHIBICIÓN UN PANORAMA DE ESTE MUNDO SUMÓ NUEVAS OBRAS PARA INTERACTUAR CON CELULARES Y TABLETS.

    La exhibición Un panorama de este mundo, que puede visitarse hasta el 12 de abril en la Fundación Proa, presenta un conjunto de obras realizadas mediante realidad aumentada (RA) que están ubicadas alrededor del museo (Avenida Pedro de Mendoza 1929, CABA) y del Riachuelo.

    La muestra que abrió el 12 de marzo con obras de artistas como el danés Olafur Eliasson, la francesa Julie Curtiss, el estadounidense Kaws y el argentino Tomás Saraceno está curada por Daniel Birnbaum y Solana Chehtman.

    Según explican los curadores, la exposición pone en relación "el espacio público, la tecnología y el arte en momentos muy incipientes de la disciplina", llevando a debate a las nuevas prácticas del arte contemporáneo.

    Así es que se puede disfrutar de obras interactivas, otras de carácter inmersivo, con movimiento e incluso con sonidos. Las obras se visualizan a través de dispositivos como celulares y tablets y, una vez que se accede, es posible comenzar a jugar con ellas.

    Captura-de-pantalla-2022-03-17-a-las-7.52.56-a.m.
    Una De Las Arañas Gigantescas Del Argentino Tomás Saraceno En Realidad Aumentada.

    La Fundación Proa sumó nuevas obras de realidad aumentada a su fachada y alrededores del barrio de La Boca al presentar la segunda parte de la exposición que no tiene presencia física. Un Cristo negro en posición meditativa, un avatar gigante cubierto de tatuajes y un gran cubo de hielo flotante son los trabajos de artistas internacionales como Nina Chanel AbneyKoo Jeong A y Lu Yang.

    La artista coreana Koo Jeong A presentó Density, una obra que comenzó con dibujos a bolígrafo luego renderizados en 3D. El cubo de hielo flotante y traslúcido refleja y refracta el ambiente donde quiera que se coloque, gracias a un mapeo hecho de la locación.

    62324f17c475f_900
    Amigo Imaginario, La Obra De Realidad Aumentada De Nina Chanel Abney

    Un panorama de este mundo reúne también arañas gigantes, una mujer desnuda, figuras que flotan sobre el Riachuelo, nubes con lluvia en espacios cerrados, un inmenso y radiante sol bajo techo, plantas con flores que se mueven como impulsadas por una leve brisa y budas flotantes que pueden ser explorados desde múltiples perspectivas.

    Sólo es necesario un teléfono celular con cámara y una app para acceder y visualizar las obras. Una serie de adhesivos colocados en el suelo de la Fundación, en la explanada y aledaños, indica a los visitantes el lugar exacto en el que hay que ubicarse para interactuar con cada obra. Algunas bailan, otras se mueven, permiten el modo selfie o incluso hacerles zoom.

    62324f1804d3c_900
    La Obra De La Artista Coreana Koo Jeong A
    La realidad aumentada: una experiencia que cuestiona la noción de lo tangible

    Según explican los curadores de la exposición, "la realidad aumentada es una tecnología que permite superponer elementos virtuales sobre nuestra visión de la realidad". Mediante la utilización de dispositivos digitales, esta tecnología permite fusionar (o simular la apariencia de la fusión) del contenido digital con el mundo real.

    "Esta experiencia cuestiona la noción de lo tangible y nos sumerge en un mundo ficticio al que solo se puede acceder digitalmente, sumando niveles de sentido y expandiendo los límites sensoriales hasta volver permeables a los límites de lo real", agregaron.



    Ocultar nota
  • Título: Fundacin Proa sum nuevas obras a su muestra de realidad aumentada
    Autor:
    Fecha: 17/03/2022
    Ver nota completa
    Ver nota original (parabuenosaires)

    INFORMACIÓN GENERAL
    Fundación Proa sumó nuevas obras a su muestra de realidad aumentada

    Las nuevas obras se presentan en la fachada y en los alrededores del barrio y presentó así la segunda parte de “Un panorama de este mundo”, exposición que a través de la pantalla, tiene figuras que se mueven e interactúan con el espectador.

    Publicado

     hace 5 días 

    el

     Mar 17, 2022

    Por

      

    La Fundación Proa sumó nuevas obras de realidad aumentada a su fachada y los alrededores del barrio de La Boca y presentó así la segunda parte de “Un panorama de este mundo”, la exposición que no tiene presencia física, sino que está mediada por la tecnología y que permite apreciar, a través de la pantalla, figuras que se mueven e interactúan con el espectador.

    Trabajos de los artistas internacionales Nina Chanel Abney, Koo Jeong A y Lu Yang forman ahora parte de la muestra que incorpora así un amigo imaginario parecido a un Cristo negro en posición meditativa sobre la fachada del espacio, un avatar gigante cubierto de tatuajes y un gran cubo de hielo flotante.

    Acostumbrada a destacar objetos cotidianos aparentemente sin importancia, la artista coreana Koo Jeong A presenta “Density”, obra que comenzó con dibujos a bolígrafo extraídos de un libro de artista y luego renderizados en 3D: mediante el mapeo del entorno, el objeto flotante y translúcido -como un cubo de hielo- refleja y refracta el ambiente dondequiera que se coloque.

    Por su parte, la artista china Lu Yang, cuya práctica está profundamente inmersa en las subculturas del anime, los videojuegos y la ciencia ficción, da vida a su avatar digital, DOKU, que se apodera del mundo físico en forma de superhéroe gigante y danzante.

    Finalmente, las obras de Nina Chanel Abney combinan la abstracción con la representación para captar el ritmo frenético de la vida contemporánea: en ellas aborda temas tan diversos como la raza, las celebridades, la religión, la política, el sexo y la historia del arte.

    Su obra, «Amigo Imaginario», cuenta la historia de un personaje con reminiscencia religiosa, un sabio que intenta dar una bendición a un amigo, pero éste la rechaza porque no cree que le vaya a pasar nada bueno.

    La muestra de realidad aumentada abrió el 12 de marzo con obras de artistas como el danés Olafur Eliasson, la francesa Julie Curtiss, el estadounidense Kaws y el argentino Tomás Saraceno, que se pueden ver gracias a la plataforma Acute Art -a través de dispositivos digitales- y que se despliegan en sitios emblemáticos del barrio de La Boca como la vereda del espacio de arte, el río y sus alrededores.

    “Un panorama de este mundo” reúne también arañas gigantescas, una mujer desnuda, figuras que flotan sobre el Riachuelo, nubes con lluvia en espacios cerrados, un inmenso y radiante sol bajo techo y plantitas con flores que se mueven como impulsadas por una leve brisa.

    Unos vinilos adhesivos en el suelo de la Fundación, en la explanada y aledaños, indican al visitante el lugar exacto en el que hay que ubicarse para interactuar con cada obra: algunas se mueven, bailan, permiten el modo selfie o incluso hacerles zoom.

    La muestra, con curaduría del sueco Daniel Birnbaum (director artístico de Acute Art) y Solana Chetman (directora de prácticas creativas en The Shed, Nueva York), despliega en el barrio porteño de La Boca una tecnología incipiente, de la que aún queda mucho por descubrir: la realidad aumentada.

    La exhibición puede visitarse hasta el 12 de abril en la Fundación Proa, ubicada en avenida Pedro de Mendoza 1929, CABA.



    Ocultar nota
  • Título: Fundacin Proa sum nuevas obras a su muestra de realidad aumentada
    Autor:
    Fecha: 16/03/2022
    Ver nota completa
    Ver nota original (Tlam)

    Las nuevas obras se presentan en la fachada y en los alrededores del barrio y presentó así la segunda parte de “Un panorama de este mundo”, exposición que a través de la pantalla, tiene figuras que se mueven e interactúan con el espectador.


    Telam SE
    16-03-2022 | 18:03
    La muestra de realidad aumentada abri el 12 de marzo Foto Prensa
    La muestra de realidad aumentada abrió el 12 de marzo (Foto Prensa)
    La Fundación Proa sumó nuevas obras de realidad aumentada a su fachada y los alrededores del barrio de La Boca y presentó así la segunda parte de “Un panorama de este mundo”, la exposición que no tiene presencia física, sino que está mediada por la tecnología y que permite apreciar, a través de la pantalla, figuras que se mueven e interactúan con el espectador.

    Trabajos de los artistas internacionales Nina Chanel Abney, Koo Jeong A y Lu Yang forman ahora parte de la muestra que incorpora así un amigo imaginario parecido a un Cristo negro en posición meditativa sobre la fachada del espacio, un avatar gigante cubierto de tatuajes y un gran cubo de hielo flotante.

    Acostumbrada a destacar objetos cotidianos aparentemente sin importancia, la artista coreana Koo Jeong A presenta “Density”, obra que comenzó con dibujos a bolígrafo extraídos de un libro de artista y luego renderizados en 3D: mediante el mapeo del entorno, el objeto flotante y translúcido -como un cubo de hielo- refleja y refracta el ambiente dondequiera que se coloque.

    La exhibicin puede visitarse hasta el 12 de abril en la Fundacin Proa Foto Prensa
    La exhibición puede visitarse hasta el 12 de abril en la Fundación Proa (Foto Prensa)
    Por su parte, la artista china Lu Yang, cuya práctica está profundamente inmersa en las subculturas del anime, los videojuegos y la ciencia ficción, da vida a su avatar digital, DOKU, que se apodera del mundo físico en forma de superhéroe gigante y danzante.

    Finalmente, las obras de Nina Chanel Abney combinan la abstracción con la representación para captar el ritmo frenético de la vida contemporánea: en ellas aborda temas tan diversos como la raza, las celebridades, la religión, la política, el sexo y la historia del arte.

    Su obra, "Amigo Imaginario", cuenta la historia de un personaje con reminiscencia religiosa, un sabio que intenta dar una bendición a un amigo, pero éste la rechaza porque no cree que le vaya a pasar nada bueno.

    La muestra de realidad aumentada abrió el 12 de marzo con obras de artistas como el danés Olafur Eliasson, la francesa Julie Curtiss, el estadounidense Kaws y el argentino Tomás Saraceno, que se pueden ver gracias a la plataforma Acute Art -a través de dispositivos digitales- y que se despliegan en sitios emblemáticos del barrio de La Boca como la vereda del espacio de arte, el río y sus alrededores.

    Proa est en avenida Pedro de Mendoza 1929 CABA Foto Prensa
    Proa está en avenida Pedro de Mendoza 1929, CABA (Foto Prensa)
    “Un panorama de este mundo” reúne también arañas gigantescas, una mujer desnuda, figuras que flotan sobre el Riachuelo, nubes con lluvia en espacios cerrados, un inmenso y radiante sol bajo techo y plantitas con flores que se mueven como impulsadas por una leve brisa.

    Unos vinilos adhesivos en el suelo de la Fundación, en la explanada y aledaños, indican al visitante el lugar exacto en el que hay que ubicarse para interactuar con cada obra: algunas se mueven, bailan, permiten el modo selfie o incluso hacerles zoom.

    La muestra, con curaduría del sueco Daniel Birnbaum (director artístico de Acute Art) y Solana Chetman (directora de prácticas creativas en The Shed, Nueva York), despliega en el barrio porteño de La Boca una tecnología incipiente, de la que aún queda mucho por descubrir: la realidad aumentada.

    La exhibición puede visitarse hasta el 12 de abril en la Fundación Proa, ubicada en avenida Pedro de Mendoza 1929, CABA.

    Ocultar nota
  • Título: Arte y tecnologa: la nueva era lleg
    Autor: Celina Chatruc
    Fecha: 05/03/2022
    Ver nota completa
    Ver nota original (La Nacin )

    Daniel Birnbaum, cocurador de una sorprendente muestra de realidad aumentada en Fundación Proa, asegura que “es un momento transformador”
    5 de marzo de 2022
    Ir a notas de Celina Chatruc
    Celina Chatruc
    LA NACION
    Holiday Space (2020), obra del artista estadounidense Kaws, en La Boca
    Holiday Space (2020), obra del artista estadounidense Kaws, en La BocaGentileza Fundación Proa
    0

    Realidad aumentada, virtual, mixta, gaming, NFT, metaverso… Estos conceptos, hasta hace poco independientes de las artes visuales, están expandiendo las fronteras de lo posible: cuando la tecnología se une a la creatividad, una muestra de pintura y escultura puede llegar a ser visitada por más de cien millones de personas.

    Eso es lo que logró Daniel Birnbaum, director artístico de la aplicación Acute Art, al recrear este año en el juego Fortnite –el más popular del mundo– una réplica virtual de las Serpentine Galleries. Tanto en el espacio físico de Kensington Gardens como en el virtual, New Fiction exhibió obras del popular artista estadounidense apodado Kaws. “¡Hemos entrado en una nueva era!”, anunció en enero con entusiasmo el curador sueco, exdirector del Museo de Arte Moderno de Estocolmo, al presentar “un nuevo capítulo del arte que habita en mundos paralelos y llega a audiencias locales y globales, en simultáneo”.

    “Cuando fui curador de la Bienal de Venecia, creo que el público llegó a medio millón. Cien millones es cien veces más que la Documenta de Kassel”, enfatiza Birnbaum desde su oficina en Londres, en diálogo con LA NACION revista. Y aunque aclara que esa experiencia no se relaciona con la que impulsa ahora en Fundación Proa, con obras en realidad aumentada solo visibles desde el celular, sí advierte que este proyecto experimental “expandirá las audiencias más allá del mundo del arte”, al llegar a personas que nunca visitaron un museo.

    Al igual que Imagine Van Gogh, muestra inmersiva que marcó en Buenos Aires un récord global de venta en entradas anticipadas, Un panorama de este mundo apunta a conquistar a los más jóvenes con una propuesta gratis en el espacio público de La Boca. Incluye una versión virtual de Companion, personaje parecido a Mickey creado por Kaws, y de obras de artistas de distintos continentes, como Julie Curtiss, Tomás Saraceno y Olafur Eliasson.

    Mientras que estos últimos exhiben una mujer desnuda que siempre nos da la espalda aunque intentemos rodearla, arañas gigantes y un sol que parece al alcance de la mano, desde el sábado próximo se sumarán a la muestra trabajos de Nina Chanel Abney, Koo Jeong A y Lu Yang. Es decir, un amigo imaginario parecido a un Cristo negro en posición meditativa sobre la fachada, un avatar gigante cubierto de tatuajes y un gran cubo de hielo flotante. “Es bueno que coincida con la muestra Arte en juego, porque potencia ese lado lúdico. Desde hace muchos años Proa está muy abierta al arte internacional, pero siempre pensando también en lo local”, observa desde Nueva York la argentina Solana Chehtman, cocuradora de esta exposición y directora de prácticas creativas e impacto social en el centro cultural The Shed. Fue allí donde se exhibió en 2021 The Looking Glass, versión anterior de la muestra porteña.

    Para ambientarla al puerto de Buenos Aires y darle su título, los curadores se inspiraron en ficciones de escritores locales como Adolfo Bioy Casares y Marcelo Cohen. “Sus sombrías visiones de formas de consciencia creadas a través de las tecnologías que dominan nuestra vida diaria pueden parecer distópicas –señala Birnbaum sobre Cohen, en el texto curatorial–, pero sin duda están ganando terreno en nuestro mundo”. A continuación, explica cómo lo hacen.

    -¿Cómo nació el proyecto de esta muestra?

    -Acute Art es un laboratorio, no solo de realidad aumentada. Hicimos producciones de realidad virtual bastante ambiciosas con Marina Abramovic, Olafur Eliasson y Anish Kapoor, y muchos proyectos con las Serpentine Galleries. Durante la pandemia, los museos estaban cerrados y era imposible mostrarlos. Entonces, surgió la idea de hacer cosas en la esfera pública. En medio de la cuarentena total en Londres, a la gente lo único que se le permitía hacer era salir a dar un paseo. Así que a fines de 2020 organizamos una exhibición que llamamos Unreal City, entre el puente Waterloo y la Tate Modern. Miles de personas fueron a verla. La tecnología aún es muy nueva para la mayoría de nosotros y no es muy fácil usarla. No solo tiene que ver con el artista, sino también con qué teléfono tenés y cómo funciona internet. Pero es interesante porque es totalmente independiente de las galerías de arte, los museos, las ferias y la estructura habitual. Lo hicimos en asociación con la revista Dazed, por lo que era un proyecto de presupuesto cero.

    -¿Fue el primer proyecto de Acute Art en el espacio público?

    -Fue uno de los primeros. Hacemos una especie de bienal, donde podés jugar en la ciudad. Es un medio interesante que se desarrollará y se volverá más fácil. Somos casi los únicos en hacerlo, es una suerte de experimento, pero creo que es un medio interesante para la esfera pública. Porque solo necesitás un teléfono.

    -¿Qué tipo de teléfono?

    -No importa qué marca, pero creo que la empresa más ambiciosa con este tipo de cosas es Apple. Creo que los iPhones son mejores que los Androids, porque parece que Apple está realmente interesada en la realidad aumentada y quieren desarrollarla como una posibilidad… No necesariamente para el arte, podría ser cualquier cosa: entretenimiento, arquitectura… Cuanto más contemporáneo sea el teléfono, mejor funcionará, ya que la realidad aumentada no estaba disponible hace cinco años.

    -¿Cómo fue tu experiencia con la muestra The Looking Glass en The Shed, en 2021?

    -Fue bastante exitosa porque trabajamos con el New York Times, y el Financial Times escribió un gran artículo al respecto. Fue muy concurrida. La gente caminaba por el High Line, un lugar perfecto que combina ecología y arquitectura. Olafur hizo allí un poco de ecología con el sol y la nube, y Saraceno participó con sus arañas. A ambos les interesa que esto sea algo que se puede hacer sin viajar. Por supuesto que internet no es del todo inocente, también consume energía, pero en comparación con el envío de obras escultóricas muy grandes y audiencias itinerantes por toda la Tierra, por supuesto que es una posibilidad para un nuevo tipo de arte no material. No necesita un gran envío, no se basa en el turismo global. Podés mostrarlo en Buenos Aires y en Singapur al mismo tiempo. Ahora mismo tenemos una muestra similar en Singapur.

    -En ese sentido, ¿la pandemia ayudó a que este proyecto creciera?

    -Sí, en cierto modo aceleró este tipo de arte. Es artísticamente y tecnológicamente interesante que esto ahora sea posible, y cada vez es más fácil.

    -¿Cómo llegó la muestra a la Argentina?

    -Había quienes conocían el proyecto en The Shed, y se preguntaron si podían hacer algo en la Argentina. Nunca he estado en Buenos Aires, me encantaría ir. Tenemos a Tomás Saraceno, que es amigo mío y un artista que conozco muy bien, así que se lo comenté y me dijo: “Sí, deberías hacerlo”. Es el único argentino en una muestra totalmente internacional. Están Nina Chanel Abney, afroamericana; Koo Jeong A, de Corea; Lu Yang, de China; Olafur, criado en Islandia…

    -¿Tienen algo en común estos artistas?

    -Lo que comparten es curiosidad sobre cómo traducir sus visiones a este nuevo medio inmersivo. No hemos buscado lo que tienen en común, quizás hemos buscado sus diferencias y lo que sucede cuando prueban este nuevo medio desde una perspectiva diferente. Creo que es un momento transformador, un poco como cuando se introdujo en el arte la fotografía, el cine, la televisión o internet. Creo que en nuestro siglo tenemos un montón de posibilidades: realidad aumentada, realidad virtual y realidad mixta podrían cambiar el arte. Un poco como lo hizo la fotografía, que según pronosticaron algunos iba a matar a la pintura… No creo que esto vaya a matar a la pintura, pero introducirá una nueva posibilidad institucional, artística y curatorial. Es un intento humilde, un experimento.

    -¿Cuál fue el criterio curatorial?

    -Diría que trata sobre la sorpresa. Hay algo un poco espectral o fantasmal: no hay nada allí, y puede estar abrumadoramente presente. Hemos hecho referencias a algunos escritores de ciencia ficción porque se han interesado en la tecnología. Algunas cosas se volvieron reales: podés ver películas como Blade Runner, que anticipan este tipo de avatar como presencia. Creo que el realismo mágico latinoamericano es un buen telón de fondo para estas cosas. Seleccionamos artistas que tienen algún tipo de figuración. Hay una araña enorme; hay una mujer misteriosa que te da la espalda; un bailarín masivo gigante; un Jesús negro, y está Kaws con figuras que son muy populares entre los niños. Es una especie de mezcla de Jeff Koons y grandes grafiteros, como Keith Haring. No es un artista habitual de galería o de museo, pero ahora es cien veces más visible que todos los demás juntos. Es un poco extraño ver cómo llega a los adolescentes.

    -¿Cómo lográs unir los juegos con el arte?

    -Hicimos la muestra física en la Serpentine Gallery, y una réplica exacta del edificio en Fortnite. Esto no tiene nada que ver con lo que estamos haciendo en la Argentina o en Londres, pero nuestra iniciativa es ver qué pasa si artistas interesantes acceden a estas nuevas tecnologías: realidad virtual, realidad aumentada, incluso motores de videojuegos. Es un proyecto experimental, pero me alegra que algunas instituciones estén dispuestas a probarlo. Creo que expandirá las audiencias más allá del mundo del arte habitual. Porque hay quienes pueden ser escépticos o incluso críticos, pero al mismo tiempo llega a audiencias que nunca estuvieron en un museo.

    -¿Están planeando desarrollar Tokens No Fungibles (NFT)?

    -Hicimos cosas con NFT, pero no comerciales. Algunas de las obras son NFT, pero fueron encargadas por personas que ya las poseen. No estamos interesados en la locura especulativa de los NFT. Puede ser divertido si la gente quiere ganar dinero muy rápido, pero eso desaparecerá; estamos dispuestos a desarrollar esto desde el punto de vista artístico.

    ¿COLECCIONISMO, ESPECULACIÓN O CURIOSIDAD? POR QUÉ LOS NFT SE CONVIRTIERON EN UN VERDADERO FENÓMENO

    -¿Tenés planeado curar más muestras en el metaverso?

    -Como ahora trabajo con este tipo de cosas, cada semana me invitan a participar en algún tipo de conversación sobre qué es el metaverso. Pero lo que hicimos ahora con Serpentine y Fortnite no se trata sobre el metaverso, sino que es el metaverso. Porque llegamos a 50 millones de personas la primera semana. Fue la primera vez que el juego más grande del mundo coloca a una institución artística en el centro: cuando ingresabas al juego, durante más de una semana, tenías que pasar por ahí. Por lo tanto, de 10 a 15 millones de personas ingresaban por día a través de la Serpentine.

    -Y veían las obras de arte exhibidas ahí.

    -Era una muestra de pintura de Kaws, ellos querían trabajar con él, ya habían hecho algo para Halloween. Querían algo reconocible. Hicimos realidad virtual, realidad aumentada como en Buenos Aires, y ahora estamos tratando de hacer cosas con el metaverso o multiverso. Fortnite es solo un juego, pero el juego más grande, así que es algo bastante poderoso. Es probablemente el proyecto más extraño en el que participé. Habían hecho conciertos con artistas como Ariana Grande, pero esta fue su primera vez con una institución de arte.

    -¿Creés que esta tecnología cambiará a las instituciones del arte?

    -Las instituciones van a cambiar de todos modos. Porque no va a ser sustentable el viejo mundo del arte, donde era normal que los galeristas y los coleccionistas volaran a otro continente y compraran arte que se enviaba en avión, o que los curadores fueran a otro país a hablar sobre el calentamiento global y luego volvieran a casa volando. El mundo del arte, como lo conocíamos, va a cambiar. La pregunta es cómo. ¿Será solo local? ¿Será que a Buenos Aires solo le importará Buenos Aires? Espero que no, que sea una especie de conversación internacional. Y creo que estas tecnologías pueden ser parte de una plataforma futura. Es muy temprano, somos una iniciativa experimental. Probamos cosas, empujamos los límites. Pero creo que algunas de estas cosas se desarrollarán en plataformas más sólidas.



    Ocultar nota
  • Título: Arte para ir a jugar
    Autor: Victoria Verlichak
    Fecha: 02/03/2022
    Ver nota completa
    Ver nota original (Noticias)

    En el interior y exterior de Fundación Proa, dos exhibiciones presentan objetos e imágenes con reflexiones tan lúdicas como críticas.
    Vista de la sala Daniel Joglar | Foto:Gentileza Fundación Proa
    VISTA DE LA SALA DANIEL JOGLAR | FOTO:GENTILEZA FUNDACIÓN PROA
     

    En estos momentos oscuros, la muestra multidisciplinaria “Arte en juego” y la experiencia de realidad aumentada “Un panorama de este mundo” constituyen aproximaciones lúdicas al arte. Estas nuevas exhibiciones subrayan la importancia del juego como vía de comunicación y fuente de inspiración para muchos artistas. Levantan el espíritu e invitan a jugar, a pensar, a la nostalgia. Están destinadas tanto para la observación y participación de conocedores como del público en general.

    LA REINVENCIÓN

    Curada por Rodrigo Alonso, “Arte en juego” despliega obras de más de 80 creadores argentinos contemporáneos de diferentes generaciones y sensibilidades. Trabajan en gran variedad de soportes: pintura, escultura, instalación, fotografía, video, arte interactivo, juguetes y juegos apropiados y reinventados.

    En la Sala 1, por ejemplo, Daniel Joglar realizó una instalación que suscita ganas de tomarse un recreo. Es un gran mural que cubre varias paredes con tableros de juegos de mente, juguetes adosados a la pared y una vitrina con autos y figuras antiguas, como un conejito de madera.

    Las piezas de la Sala 2 repasan algunos juegos tradicionales, desde un sube y baja quebrado (“Platz”), de Jorge Macchi, hasta renovados tableros con tinte místico (“Tablero I Ching”, de Xul Solar) o tono crítico, como “Ajedrez proletario”, de Edgardo Antonio Vigo. Mientras que en las serigrafías de la serie “Juego de manos”, Matilde Marín remeda un antiguo entretenimiento que consiste en manipular hilos que se tocan, se enredan y se alejan, el grupo Oligatega Numeric pone en marcha un “Tren fantasma” que corre solo por las vías, con una locomotora que lleva una cámara que graba a su paso y proyecta las imágenes en un monitor a la vista de todos. Las figuras tejidas con cuentas acrílicas facetadas y encastrables de “Solo-10”, de Román Vitali, son un ejemplo de las muchas obras inspiradas en muñecos.

    En la Sala 3, la pintura mural de Valeria Calvo guía al visitante a un espacio dedicado a obras inspiradas en deportes competitivos solitarios o en equipo, como el fútbol en la pintura de Elsa Soibelman, el boxeo en la foto de Marcos López (“Boxeador”) o el billar en la mesa tamaño real modificada por Nicolás Guagnini, a la manera de una pintura de marco irregular de Raúl Lozza. Los más chicos saltan en la rayuela (“Rayuelarte”) de Marta Minujín o participan decidiendo formas y combinaciones en “Juega el juego”, de Marcela Gásperi.

    En último lugar, en la Sala 4 se despliegan sobretodo piezas tecnológicas y participativas como la instalación robótica interactiva “Bambi-Bot”, de Laura Palavecino, con un “bambi” moviéndose al son de un xilofón accionado por niños, o los videojuegos en las animaciones “Cartonero” I y II de Estanislao Florido. La instalación “Mirtha eres tú”, de Lolo y Lauti, evoca el mundo de la televisión y las celebridades: al sentarse a la cabecera de la mesa más famosa, los visitantes son captados por una cámara que los ubica en el lugar de Mirtha Legrand junto a sus invitados. En “Lo recuerdo” (sugiere el cuento “Funes el memorioso” de Borges), de Leo Nuñez, se puede teclear en una antigua máquina de escribir frases que, por medio de un software, se irradian en una pantalla LED y son “recordadas” al día siguiente.

    SE VEN Y NO SE VEN

    En la segunda muestra que presenta Proa, arte y tecnología se unen en obras especialmente diseñadas como contenido digital. Son piezas de siete artistas internacionales en realidad aumentada (tecnología que superpone elementos virtuales sobre la visión del entorno real), seleccionadas por Daniel Birnbaum y Solana Chehtman. Se experimentan a través del celular y una app, y durante el horario de exhibición hay guías facilitando la orientación y dispositivos digitales para verlas.

    Unos códigos QR son la única pista para percibir, entre otras piezas y hasta el 12 de marzo, la propuesta de Julie Curtiss, “Lune”. Es una figura de mujer que no se deja ver de frente y que se mueve cuando se la intenta rodear. También camina amenazante la magnífica gran araña de Tomás Saraceno (“Maratus Speciosus”) sobre la vereda de Proa. A partir del 12 se suman tres artistas más: Lu Yang, que impresiona con “Giant DOKU”, su avatar digital, un gigantesco superhéroe danzante; “Density”, de Koo Jeong A, un enorme cubo de hielo junto al Riachuelo; e “Imaginary friend”, un buda sobre el edificio de la Fundación, de Nina Chanel Abney.

    Finalmente, las obras de Olafur Eliasson y “Holiday Space”, de KAWS, estarán hasta el 30. La muestra fue organizada por Acute Art, Londres y Fundación Proa.



    Ocultar nota
  • Título: Recomendados de arte y cultura para esta semana
    Autor:
    Fecha: 17/02/2022
    Ver nota completa
    Ver nota original (La Nacin)

    Maratus speciosus, de la serie Webs of Life, en la vereda de Fundación Proa
    Maratus speciosus, de la serie Webs of Life, en la vereda de Fundación ProaGentileza Fundación Proa


    La agenda del 17 al 23 de febrero en Buenos Aires
     
    • Un panorama de este mundo. Fundación Proa presenta la muestra de obras realizadas mediante realidad aumentada (RA) localizadas en los alrededores del Riachuelo. Se podrá ver del jueves a domingos, de 12 a 19, hasta el 12 de abril. Las entradas están disponibles en la recepción del espacio de arte, Av. Don Pedro de Mendoza 1929, con un valor de $150.
    • Conejos Blancos. Última semana para ver la muestra de Mondongo en la galería de arte Barro (Caboto 531). De lunes a viernes, de 12 a 18, y sábados de 15 a 18. Cierra el sábado 26 de febrero. La entrada es gratuita y sin inscripción previa.
    • Dante en el infierno: Lecturas políticas de la Divina comedia, de la Revolución francesa a Carlos Alonso. Hoy, a las 18, habrá una conferencia gratuita a cargo del experto Mariano Pérez Carrasco sobre la obra de Carlos Alonso y Dante Alighieri, en el marco de la exposición Dante x AlonsoLa muestra continúa abierta hasta fin de mes, de miércoles a domingo, de 11 a 19, con reserva previa de turnos a través de la página web del Bellas Artes (Av. Del Libertador 1473). El 24 de este mes otra clase magistral estará a cargo de José Emilio Burucúa.
    • A la primera línea. Nueva exposición de la artista Diana Dowek, que reúne pinturas e instalaciones sobre el covid, realizadas durante la cuarentena. De martes a domingo, de 11 a 19, en el Pabellón de las Bellas Artes de la UCA, hasta el domingo 6 de marzo.
    • Lecturas sofocantes. Cada miércoles, desde las 20.30, en el Museo Larreta (Cuba 2150, Belgrano) tiene lugar una nueva sesión de este ciclo en el que referentes de la escena cultural leen textos inspirados en el verano y el calor. Luego de las lecturas habrá un show musical y/o teatral como parte de #FIBA Bajo las estrellas. La programación de cada semana está disponible en la web de Vivamos Cultura. Edad recomendada +18. Inscripción gratuita aquí.
    • Jornadas Antropofagia revisitada. Termina hoy el ciclo homenaje a la Semana del Arte Moderno de Brasil en el Malba, con la proyección Vidas Secas (a las 20) y Tierra en Trance (a las 22), en el auditorio del museo. Entrada libre hasta agotar capacidad de la sala.
    • Imagine Van Gogh. Muestra inmersiva de 200 obras del artista holandés. Todos los días, hasta el 1° de mayo, en La Rural, Av. Santa Fe 4363, Pabellón Frers. Entradas: general, $3000; menores de 12 años, $2000; pack familiar (2 mayores y 2 menores de 12 años), $8000, a la venta a través de La Rural Ticket.


    Ocultar nota
  • Título: UNA MUESTRA CON REALIDAD AUMENTADA TOMA ESPACIOS EMBLEMTICOS DE LA BOCA
    Autor:
    Fecha: 15/02/2022
    Ver nota completa
    Ver nota original (Metro 95.1)

    Simplemente con un celular y una app se puede disfrutar de "Un panorama de este mundo", la muestra de Fundación Proa mediada por la tecnología en el barrio porteño de La Boca, y descubrir sus obras en la vereda, el río y sus alrededores.

    Durante los meses de febrero, marzo y abril de 2022 se podrán contemplar estas obras localizadas alrededor de Proa y del Riachuelo a través de la realidad aumentada (RA).

    Con curaduría de Daniel Birnbaum y Solana Chetman, la selección se centra en piezas que pueden verse a través del celular y otros dispositivos digitales, de artistas reconocidos internacionalmente: Olafur Eliasson, Tomás Saraceno y Kaws, entre otros.



     

    La exhibición pone en relación el espacio público, la tecnología y el arte en momentos muy incipientes de la disciplina.

    Se organiza en dos etapas: la primera desde el 12 de febrero hasta el 12 de marzo presentando la obra de Julie Curtiss, Olafur Eliasson, Kaws y Tomás Saraceno; y la segunda desde el 12 de marzo hasta el 12 de abril sumando obras de Nina Chanel Abney, Koo Jeong y Lu Yang.

    Se puede disfrutar de obras interactivas, algunas de carácter inmersivo, otras con movimiento e incluso con sonidos, en espacios emblemáticos como el Riachuelo, el trasbordador, la vereda y el frente de Proa.

    La realidad aumentada es una tecnología que permite superponer elementos virtuales sobre nuestra visión de la realidad. Mediante la utilización de dispositivos digitales, esta tecnología permite fusionar (o simular la apariencia de la fusión) del contenido digital con el mundo real.

    Arañas, budas flotantes y personajes de tamaño gigante son explorados desde múltiples perspectivas en un espacio conocido. A diferencia de la realidad virtual no se requieren auriculares, anteojos especiales ni equipos adicionales. En cambio, sólo es necesario un teléfono celular con cámara y una app para acceder a las obras.

    Esta experiencia cuestiona la noción de lo tangible y nos sumerge en un mundo ficticio al que solo se puede acceder digitalmente, sumando niveles de sentido y expandiendo los límites sensoriales hasta volver permeables los límites de lo real.



    Ocultar nota
  • Título: Una muestra con realidad aumentada toma espacios emblemticos de La Boca
    Autor:
    Fecha: 14/02/2022
    Ver nota completa
    Ver nota original (Clarn)


    “Un panorama de este mundo” se titula la expo que inauguró Proa este sábado y que no tiene presencia física, sino que está mediada por la tecnología. Participa el argentino Tomás Saraceno.
    Una muestra con realidad aumentada toma espacios emblemáticos de La Boca

    Muestra Proa. "Un panorama de este mundo": arte en el espacio virtual. / Foto: Prensa Proa

    La Fundación Proa exhibe por estos días una exposición de realidad aumentada que incluye obras de artistas como el danés Olafur Eliasson, la francesa Julie Curtiss, el estadounidense Kaws y el argentino Tomás Saraceno, que se podrán ver gracias a la plataforma Acute Art -a través de dispositivos digitales- y que se desplegarán en sitios emblemáticos del barrio de La Boca como la vereda del espacio de arte, el río y sus alrededores.  

     

    Un panorama de este mundo se titula la muestra que no tiene presencia física, sino que está mediada por la tecnología y que permite apreciar, a través de la pantalla, arañas gigantescas, una mujer desnuda, figuras que flotan sobre el Riachuelo, nubes con lluvia en espacios cerrados, un inmenso y radiante sol bajo techo y plantitas con flores que se mueven, como impulsadas por una leve brisa.  

    Habrá wifi gratis en los alrededores de Proa durante los meses que dure la exposición y, si bien es indispensable llevar celular para vivir la experiencia, el espacio de arte de La Boca brindará tablets -a modo de préstamo- para quienes no tengan su propio teléfono y deseen adentrarse en el universo de la realidad aumentada, también conocida como RA, contó Adriana Rosenberg, directora de Proa.  

    La realidad aumentada permite superponer elementos virtuales sobre nuestra visión de la realidad. / Foto: Prensa Proa

    La realidad aumentada permite superponer elementos virtuales sobre nuestra visión de la realidad. / Foto: Prensa Proa

    Unos vinilos adhesivos en el suelo de la Fundación, en la explanada y aledaños, indican al visitante el lugar exacto en el que hay que ubicarse para interactuar con cada obra: así, justo en el primer piso del espacio de la avenida Pedro de Mendoza 1929, se puede observar una nubecita con lluvia -parecida a aquella que perseguía a la Pantera rosa- pero en este caso regando unas florecitas diseñadas por Eliasson para su serie Wunderkammer.

    Estas piezas, concebidas especialmente para la realidad aumentada, lanzadas en plena pandemia, apuestan a lo sorpresivo y así como puede llover dentro de Proa, también brilla el sol, radiante, luminoso, aunque esta vez en el techo de la librería, balconeada por el restaurant del espacio de arte.

    Mientras que algunas de las piezas se mueven, permiten el modo selfie o incluso hacerles zoom, otras todo lo contrario, como el caso del astro ideado por Eliasson. El sol de RA estará estático, en el mismo lugar el tiempo que dure la exhibición.

    Muy diferente es lo que ocurre en la explanada con la araña monumental de la especie Maratus Speciosus, del tucumano Tomás Saraceno: sus patas son tan largas como el alto de una persona y se mueve abruptamente, baila, hay que perseguirlo para que se quede, aunque sea un rato frente a la pantalla.  

    El artista argentino Tomás Saraceno. / Actualmente presenta sus trabajos en Buenos Aires y Nueva York. / Crédito: Estudio Saraceno

    El artista argentino Tomás Saraceno. / Actualmente presenta sus trabajos en Buenos Aires y Nueva York. / Crédito: Estudio Saraceno

    Esta obra forma parte de la serie Webs of Life, enmarcada en la trayectoria del artista que persigue la justicia ambiental y que busca desplegar diversas perspectivas de las formas de vida humanas y no humanas que han sido desatendidas, sin jerarquías entre una especie y otra.

    En este caso, Saraceno -que acaba de inaugurar una mega muestra en The Shed, en Nueva York- busca cultivar las relaciones afectivas entre las arañas y los humanos, aprovechando las herramientas digitales.

    Saraceno -que acaba de inaugurar una mega muestra en The Shed, en Nueva York- busca cultivar las relaciones afectivas entre las arañas y los humanos, aprovechando las herramientas digitales.

    "Los artistas han modelado las figuras en 3D y la plataforma Acute Art -de Londres- hace el match entre el espacio real y el espacio virtual. Brinda las herramientas tecnológicas para que se pueda dar la combinación de ambos mundos y poder ver esto acá", explica el artista visual y especialista en tecnología aplicada al arte, Lucas de Marziani, coordinador técnico de la exposición.

    La experiencia cuestiona la noción de lo tangible y nos sumerge en un mundo ficticio al que solo se puede acceder digitalmente. / Foto: Proa

    La experiencia cuestiona la noción de lo tangible y nos sumerge en un mundo ficticio al que solo se puede acceder digitalmente. / Foto: Proa

    La muestra, con curaduría del sueco Daniel Birnbaum (director artístico de Acute Art) y Solana Chetman (directora de prácticas creativas en The Shed, Nueva York), despliega en el barrio porteño de La Boca una tecnología incipiente, de la que aún queda mucho por descubrir: la realidad aumentada permite superponer elementos virtuales sobre nuestra visión de la realidad.

    "Los artistas han modelado las figuras en 3D y la plataforma Acute Art -de Londres- hace el match entre el espacio real y el espacio virtual", explica el artista visual y especialista en tecnología aplicada al arte, Lucas de Marziani, coordinador técnico de la exposición.

    A diferencia de la realidad virtual, no se requieren auriculares, anteojos especiales ni equipos adicionales. Sólo es necesario un teléfono celular con cámara y una app (Acute Art) para acceder a las obras.

    La experiencia cuestiona la noción de lo tangible y nos sumerge en un mundo ficticio al que solo se puede acceder digitalmente, sumando niveles de sentido y expandiendo loslímites sensoriales hasta volver permeables a los límites de lo real.

    El arte suma nuevos niveles de sentido y expandiendo loslímites sensoriales hasta volver permeables a los límites de lo real. / Foto: Proa

    El arte suma nuevos niveles de sentido y expandiendo loslímites sensoriales hasta volver permeables a los límites de lo real. / Foto: Proa

    Sobre el Riachuelo flota la figura más icónica del artista estadounidense Kaws bautizada Companion, una suerte de Mickey "abatido por la sociedad de consumo" ha dicho alguna vez, sobre esta figura con orejas deformes, cruces en sus ojos o la cara tapada por sus manos.

    La pieza se titula Holiday Space y es una versión "astronauta plateado" del muy reconocible personaje que el artista creó hace 20 años en base a sus grafitis y dibujos animados originales.

    Companion se ubica muy cerca de otra obra, de la artista francesa Julie Curtiss, quien presenta a Lune, una mujer desnuda, de espaldas, que nunca revela su rostro, aunque uno gire alrededor de ella. Este personaje siempre da la espalda al espectador. Y si uno se acerca, se desvanece, dejando una estela de brillo en la pantalla, para aparecer otra vez.

    Una obra de Kaws. La pieza se titula Holiday Space y es una versión "astronauta plateado" del muy reconocible personaje que el artista creó hace 20 años en base a sus grafitis y dibujos animados originales. / Foto: Proa

    Una obra de Kaws. La pieza se titula Holiday Space y es una versión "astronauta plateado" del muy reconocible personaje que el artista creó hace 20 años en base a sus grafitis y dibujos animados originales. / Foto: Proa

    De Londres a Buenos Aires, la plataforma Acute Art decidió indagar en lo local a la hora de seleccionar, junto con Proa, qué obras desembarcarían en La Boca. Para eso, tuvieron en cuenta la fuerte literatura rioplatense y un texto icónico, La invención de Morel de Adolfo Bioy Casares, según cuenta en el texto curatorial Daniel Birnbaum, en referencia a la novela de ciencia ficción en la cual un fugitivo se esconde en soledad en una isla desierta, donde descubre o cree ver a otras personas.

    Para la curadora Solana Chehtman, estas piezas "juntas, son una provocación activa a la imaginación, para inventar y crear nuevos significados a través del juego, la interacción y el ingenio".

    Para la curadora Solana Chehtman, estas piezas "juntas, son una provocación activa a la imaginación, para inventar y crear nuevos significados a través del juego, la interacción y el ingenio".

    La exhibición, que se organiza en dos etapas, desplegará a partir del 12 de marzo, incluye obras interactivas, inmersivas y con sonidos. / Foto: Proa

    La exhibición, que se organiza en dos etapas, desplegará a partir del 12 de marzo, incluye obras interactivas, inmersivas y con sonidos. / Foto: Proa

    La exhibición Un panorama de este mundo, que se organiza en dos etapas, desplegará a partir del 12 de marzo nuevas obras, esta vez de Nina Chanel Abney, Koo Jeong y Lu Yang, algunas de ellas interactivas, inmersivas y con sonidos, también en espacios emblemáticos del barrio, como el trasbordador Nicolás Avellaneda.

    Ficha

    Cuándo: hasta el 12 de abril.

    Dónde: en la Fundación Proa, Avenida Pedro de Mendoza 1929, barrio de La Boca.

    Con información de Télam y Proa


     

    Ocultar nota
  • Título: Una muestra con realidad aumentada tomar espacios emblemticos de la boca
    Autor: Candi Martin
    Fecha: 12/02/2022
    Ver nota completa
    Ver nota original (NI BLANCO NI NEGRO)

    La Fundación Proa exhibirá desde mañana a las 15 una exposición de realidad aumentada que incluye obras de artistas como el danés Olafur Eliasson, la francesa Julie Curtiss, el estadounidense Kaws y el argentino Tomás Saraceno, que se podrán ver gracias a la plataforma Acute Art -a través de dispositivos digitales- y que se desplegarán en sitios emblemáticos del barrio de La Boca como la vereda del espacio de arte, el río y sus alrededores.

    “Un panorama de este mundo” se titula la muestra que no tiene presencia física, sino que está mediada por la tecnología y que permite apreciar, a través de la pantalla, arañas gigantescas, una mujer desnuda, figuras que flotan sobre el Riachuelo, nubes con lluvia en espacios cerrados, un inmenso y radiante sol bajo techo y plantitas con flores que se mueven, como impulsadas por una leve brisa.

    Habrá wifi gratis en los alrededores de Proa durante los meses que dure la exposición y, si bien es indispensable llevar celular para vivir la experiencia, el espacio de arte de La Boca brindará tablets -a modo de préstamo- para quienes no tengan su propio teléfono y deseen adentrarse en el universo de la realidad aumentada, también conocida como RA, contó a Télam Adriana Rosenberg, directora de Proa.

    Unos vinilos adhesivos en el suelo de la Fundación, en la explanada y aledaños, indican al visitante el lugar exacto en el que hay que ubicarse para interactuar con cada obra: así, justo en el primer piso del espacio de la avenida Pedro de Mendoza 1929, se puede observar una nubecita con lluvia -parecida a aquella que perseguía a la Pantera rosa- pero en este caso regando unas florecitas diseñadas por Eliasson para su serie “Wunderkammer”.

    Estas piezas, concebidas especialmente para la realidad aumentada, lanzadas en plena pandemia, apuestan a lo sorpresivo y así como puede llover dentro de Proa, también brilla el sol, radiante, luminoso, aunque esta vez en el techo de la librería, balconeada por el restaurant del espacio de arte. Mientras que algunas de las piezas se mueven, permiten el modo selfie o incluso hacerles zoom, otras todo lo contrario, como el caso del astro ideado por Eliasson. El sol de RA estará estático, en el mismo lugar el tiempo que dure la exhibición.

    Muy diferente es lo que ocurre en la explanada con la araña monumental de la especie Maratus Speciosus, del tucumano Tomás Saraceno: sus patas son tan largas como el alto de una persona y se mueve abruptamente, baila, hay que perseguirlo para que se quede, aunque sea un rato frente a la pantalla. Esta obra forma parte de la serie “Webs of Life”, enmarcada en la trayectoria del artista que persigue la “justicia ambiental” y que busca desplegar diversas perspectivas de las formas de vida humanas y no humanas que han sido desatendidas, sin jerarquías entre una especie y otra.

    En este caso, Saraceno -que acaba de inaugurar una mega muestra en The Shed, en Nueva York- busca cultivar las relaciones afectivas entre las arañas y los humanos, aprovechando las herramientas digitales.

    “Los artistas han modelado las figuras en 3D y la plataforma Acute Art -de Londres- hace el match entre el espacio real y el espacio virtual. Brinda las herramientas tecnológicas para que se pueda dar la combinación de ambos mundos y poder ver esto acá”, explica el artista visual y especialista en tecnología aplicada al arte, Lucas de Marziani, coordinador técnico de la exposición.

    La muestra, con curaduría del sueco Daniel Birnbaum (director artístico de Acute Art) y Solana Chetman (directora de prácticas creativas en The Shed, Nueva York), despliega en el barrio porteño de La Boca una tecnología incipiente, de la que aún queda mucho por descubrir: la realidad aumentada permite superponer elementos virtuales sobre nuestra visión de la realidad. A diferencia de la realidad virtual no se requieren auriculares, anteojos especiales ni equipos adicionales. Sólo es necesario un teléfono celular con cámara y una app (Acute Art) para acceder a las obras.

    La experiencia cuestiona la noción de lo tangible y nos sumerge en un mundo ficticio al que solo se puede acceder digitalmente, sumando niveles de sentido y expandiendo los límites sensoriales hasta volver permeables a los límites de lo real.

    Sobre el Riachuelo flota la figura más icónica del artista estadounidense Kaws bautizada “Companion”, una suerte de Mickey “abatido por la sociedad de consumo” ha dicho alguna vez, sobre esta figura con orejas deformes, cruces en sus ojos o la cara tapada por sus manos. La pieza se titula «Holiday Space» y es una versión “astronauta plateado” del muy reconocible personaje que el artista creó hace 20 años en base a sus grafitis y dibujos animados originales.

    «Companion» se ubica muy cerca de otra obra, de la artista francesa Julie Curtiss, quien presenta a “Lune”, una mujer desnuda, de espaldas, que nunca revela su rostro, aunque uno gire alrededor de ella. Este personaje siempre da la espalda al espectador. Y si uno se acerca, se desvanece, dejando una estela de brillo en la pantalla, para aparecer otra vez.

    De Londres a Buenos Aires, la plataforma Acute Art decidió indagar en lo local a la hora de seleccionar, junto con Proa, qué obras desembarcarían en La Boca. Para eso, tuvieron en cuenta la fuerte literatura rioplatense y un texto icónico, “La invención de Morel” de Adolfo Bioy Casares, según cuenta en el texto curatorial Daniel Birnbaum, en referencia a la novela de ciencia ficción en la cual un fugitivo se esconde en soledad en una isla desierta, donde descubre o cree ver a otras personas.

    Para la cocuradora Solana Chehtman, estas piezas “juntas, son una provocación activa a la imaginación, para inventar y crear nuevos significados a través del juego, la interacción y el ingenio”.

    La exhibición «Un panorama de este mundo», que se organiza en dos etapas, desplegará a partir del 12 de marzo nuevas obras, esta vez de Nina Chanel Abney, Koo Jeong y Lu Yang, algunas de ellas interactivas, inmersivas y con sonidos, también en espacios emblemáticos del barrio, como el trasbordador Nicolás Avellaneda. Se podrán visitar hasta el 12 de abril en la Fundación Proa, Avenida Pedro de Mendoza 1929, en el barrio de La Boca.



    Ocultar nota
  • Título: Una muestra con realidad aumentada tomar espacios emblemticos de La Boca
    Autor: Candi Mantin
    Fecha: 12/02/2022
    Ver nota completa
    Ver nota original (Ni blanco ni negro)

    La Fundación Proa exhibirá desde mañana a las 15 una exposición de realidad aumentada que incluye obras de artistas como el danés Olafur Eliasson, la francesa Julie Curtiss, el estadounidense Kaws y el argentino Tomás Saraceno, que se podrán ver gracias a la plataforma Acute Art -a través de dispositivos digitales- y que se desplegarán en sitios emblemáticos del barrio de La Boca como la vereda del espacio de arte, el río y sus alrededores.

    “Un panorama de este mundo” se titula la muestra que no tiene presencia física, sino que está mediada por la tecnología y que permite apreciar, a través de la pantalla, arañas gigantescas, una mujer desnuda, figuras que flotan sobre el Riachuelo, nubes con lluvia en espacios cerrados, un inmenso y radiante sol bajo techo y plantitas con flores que se mueven, como impulsadas por una leve brisa.

    Habrá wifi gratis en los alrededores de Proa durante los meses que dure la exposición y, si bien es indispensable llevar celular para vivir la experiencia, el espacio de arte de La Boca brindará tablets -a modo de préstamo- para quienes no tengan su propio teléfono y deseen adentrarse en el universo de la realidad aumentada, también conocida como RA, contó a Télam Adriana Rosenberg, directora de Proa.

    Unos vinilos adhesivos en el suelo de la Fundación, en la explanada y aledaños, indican al visitante el lugar exacto en el que hay que ubicarse para interactuar con cada obra: así, justo en el primer piso del espacio de la avenida Pedro de Mendoza 1929, se puede observar una nubecita con lluvia -parecida a aquella que perseguía a la Pantera rosa- pero en este caso regando unas florecitas diseñadas por Eliasson para su serie “Wunderkammer”.

    Estas piezas, concebidas especialmente para la realidad aumentada, lanzadas en plena pandemia, apuestan a lo sorpresivo y así como puede llover dentro de Proa, también brilla el sol, radiante, luminoso, aunque esta vez en el techo de la librería, balconeada por el restaurant del espacio de arte. Mientras que algunas de las piezas se mueven, permiten el modo selfie o incluso hacerles zoom, otras todo lo contrario, como el caso del astro ideado por Eliasson. El sol de RA estará estático, en el mismo lugar el tiempo que dure la exhibición.

    Muy diferente es lo que ocurre en la explanada con la araña monumental de la especie Maratus Speciosus, del tucumano Tomás Saraceno: sus patas son tan largas como el alto de una persona y se mueve abruptamente, baila, hay que perseguirlo para que se quede, aunque sea un rato frente a la pantalla. Esta obra forma parte de la serie “Webs of Life”, enmarcada en la trayectoria del artista que persigue la “justicia ambiental” y que busca desplegar diversas perspectivas de las formas de vida humanas y no humanas que han sido desatendidas, sin jerarquías entre una especie y otra.

    En este caso, Saraceno -que acaba de inaugurar una mega muestra en The Shed, en Nueva York- busca cultivar las relaciones afectivas entre las arañas y los humanos, aprovechando las herramientas digitales.

    “Los artistas han modelado las figuras en 3D y la plataforma Acute Art -de Londres- hace el match entre el espacio real y el espacio virtual. Brinda las herramientas tecnológicas para que se pueda dar la combinación de ambos mundos y poder ver esto acá”, explica el artista visual y especialista en tecnología aplicada al arte, Lucas de Marziani, coordinador técnico de la exposición.

    La muestra, con curaduría del sueco Daniel Birnbaum (director artístico de Acute Art) y Solana Chetman (directora de prácticas creativas en The Shed, Nueva York), despliega en el barrio porteño de La Boca una tecnología incipiente, de la que aún queda mucho por descubrir: la realidad aumentada permite superponer elementos virtuales sobre nuestra visión de la realidad. A diferencia de la realidad virtual no se requieren auriculares, anteojos especiales ni equipos adicionales. Sólo es necesario un teléfono celular con cámara y una app (Acute Art) para acceder a las obras.

    La experiencia cuestiona la noción de lo tangible y nos sumerge en un mundo ficticio al que solo se puede acceder digitalmente, sumando niveles de sentido y expandiendo los límites sensoriales hasta volver permeables a los límites de lo real.

    Sobre el Riachuelo flota la figura más icónica del artista estadounidense Kaws bautizada “Companion”, una suerte de Mickey “abatido por la sociedad de consumo” ha dicho alguna vez, sobre esta figura con orejas deformes, cruces en sus ojos o la cara tapada por sus manos. La pieza se titula «Holiday Space» y es una versión “astronauta plateado” del muy reconocible personaje que el artista creó hace 20 años en base a sus grafitis y dibujos animados originales.

    «Companion» se ubica muy cerca de otra obra, de la artista francesa Julie Curtiss, quien presenta a “Lune”, una mujer desnuda, de espaldas, que nunca revela su rostro, aunque uno gire alrededor de ella. Este personaje siempre da la espalda al espectador. Y si uno se acerca, se desvanece, dejando una estela de brillo en la pantalla, para aparecer otra vez.

    De Londres a Buenos Aires, la plataforma Acute Art decidió indagar en lo local a la hora de seleccionar, junto con Proa, qué obras desembarcarían en La Boca. Para eso, tuvieron en cuenta la fuerte literatura rioplatense y un texto icónico, “La invención de Morel” de Adolfo Bioy Casares, según cuenta en el texto curatorial Daniel Birnbaum, en referencia a la novela de ciencia ficción en la cual un fugitivo se esconde en soledad en una isla desierta, donde descubre o cree ver a otras personas.

    Para la cocuradora Solana Chehtman, estas piezas “juntas, son una provocación activa a la imaginación, para inventar y crear nuevos significados a través del juego, la interacción y el ingenio”.

    La exhibición «Un panorama de este mundo», que se organiza en dos etapas, desplegará a partir del 12 de marzo nuevas obras, esta vez de Nina Chanel Abney, Koo Jeong y Lu Yang, algunas de ellas interactivas, inmersivas y con sonidos, también en espacios emblemáticos del barrio, como el trasbordador Nicolás Avellaneda. Se podrán visitar hasta el 12 de abril en la Fundación Proa, Avenida Pedro de Mendoza 1929, en el barrio de La Boca.



    Ocultar nota
  • Título: Una muestra con realidad aumentada invierte los espacios emblemticos de La Boca
    Autor: Argentina ES Euro
    Fecha: 12/02/2022
    Ver nota completa
    Ver nota original (Argentina )

    La exposición “Un panorama de este mundo” se exhibe en la Fundación Proa de la Boca, hasta el 12 de abril

    Fundación Proa presentará a partir del domingo 13 la exposición de realidad aumentada “Un panorama de este mundo”, con obras del artista argentino Tomas Alforfón, danés olafur eliassonel francés julie curtiss y el americano Kawsvisible a través de la plataforma arte agudo -a través de dispositivos digitales- y que se exhibirán en lugares emblemáticos del barrio de La Boca en Buenos Aires, como la vereda Proa, el Riachuelo y sus alrededores.

    La peculiaridad de la muestra es que sin presencia fisicapero está más bien mediada por la tecnología y permite apreciar, a través de las pantallas, arañas gigantes, una mujer desnuda, figuras flotando sobre el Riachuelo, nubes con lluvia en espacios cerrados, un sol inmenso y radiante bajo un techo y pequeñas plantas con flores que moverse, como empujados por una ligera brisa.

    La figura más emblemática del artista estadounidense flota en el Riachuelo Kaws bautizado “Compañero”, una especie de Mickey “desanimado por la sociedad de consumo” dijo una vez sobre este personaje con las orejas deformadas y cruces en los ojos o el rostro tapado por las manos. La pieza se titula “Espacio de vacaciones” y es una versión de “astronauta plateado” del personaje altamente reconocible que el artista creó hace 20 años basándose en sus dibujos y grafitis originales.

    Habrá wifi gratuito en toda la zona de Proa y, aunque el móvil es imprescindible para la experiencia, el espacio de arte de La boca facilitará tablets -en forma de préstamo- a quienes no dispongan de un teléfono propio y deseen adentrarse en el mundo de la realidad aumentada, también conocida como AR. Vinilos adhesivos en el suelo de la Fundación, en la explanada y sus alrededores, indican al visitante el lugar exacto donde debe pararse para interactuar con cada obra: así, en el primer piso de la avenida Pedro de Mendoza 1929, se puede ver un pequeña nube con lluvia -similar a la que perseguía a la Pantera Rosa- pero en este caso regando flores diseñada por Eliasson para su serie “Maravilloso”.

     

    “Imaginary Friend”, de la estadounidense Nina Chanel Abney, se podrá ver a partir del 12 de marzo

     

    Estas salas, diseñadas especialmente para la realidad aumentada, apuestan por lo sorprendente y así como puede llover dentro de Proa, también brilla el sol, radiante, luminoso, aunque esta vez en la azotea de la librería, con balcón del restaurante space art. Si algunas partes se mueven, permiten el modo selfie o incluso el zoom, otras hacen lo contrario, como en el caso de la estrella imaginada por Eliasson. El sol AR estará estático, en el mismo lugar durante la exposición.

    Muy diferente es lo que sucede en la explanada con la monumental araña de la especie Maratus Speciosusde Tucumán Tomás Saraceno: sus piernas son tan largas como la altura de una persona y se mueve de repente, baila, hay que perseguirlo para que se quede, aunque sea por un momento frente a la pantalla. Este trabajo es parte de la serie. “Las redes de la vida”enmarcado en la trayectoria del artista que persigue la “justicia ambiental” y que busca mostrar diversas perspectivas de formas de vida humanas y no humanas que han sido desatendidas, sin jerarquías entre una especie y otra.

    En este caso, Saraceno -que acaba de inaugurar un megaespectáculo en el cobertizodentro Nueva York– busca cultivar relaciones afectivas entre arañas y humanos aprovechando las herramientas digitales.

    Una araña gigante, obra del artista argentino Tomás Saraceno,
    Una araña gigante, obra del artista argentino Tomás Saraceno, “invade” el camino de Proa

    “Los artistas modelaron los personajes en 3D y la plataforma arte agudo -desde Londres- reúne el espacio real y el espacio virtual. Brinda las herramientas tecnológicas para que se produzca la combinación de los dos mundos y poder verlo aquí”, explica el artista visual y especialista en tecnologías aplicadas al arte, Lucas de Marziani, coordinador técnico de la exposición.

    La muestra, auspiciada por la sueca Daniel Birnbaum (director artístico de arte agudo) Sí Solana Chetman (director de prácticas creativas en el cobertizo, Nueva York), despliega en el barrio porteño de La Boca una tecnología naciente, de la que aún queda mucho por descubrir: la realidad aumentada permite superponer elementos virtuales a nuestra visión de la realidad. A diferencia de la realidad virtual, no se requieren auriculares, gafas ni equipo adicional. Todo lo que necesitas es un teléfono celular con una cámara y una aplicación (arte agudo) para acceder a las obras.

    La experiencia cuestiona la noción de tangible y nos sumerge en un mundo ficcional accesible solo digitalmente, agrega niveles de significado y expande los límites sensoriales hasta que los límites de la realidad se vuelven permeables.

    “Un panorama de este mundo” se puede visitar hasta el 12 de abril en Fundación Proa, Avenida Pedro de Mendoza 1929, en el barrio de La Boca, Ciudad Autónoma de Buenos Aires.



    Ocultar nota
  • Título: Una muestra con realidad aumentada inverviene espacios emblemticos de La Boca
    Autor:
    Fecha: 12/02/2022
    Ver nota completa
    Ver nota original (Infobae)

    “Un panorama de este mundo” presenta un conjunto de obras localizadas alrededor de la Fundación Proa y del Riachuelo. Pueden verse a través del teléfono celular y otros dispositivos digitales

    La muestra Un panorama de este mundo se exhibe en Fundación Proa de la Boca, hasta el 12 de abril
    La muestra “Un panorama de este mundo” se exhibe en Fundación Proa de la Boca, hasta el 12 de abril

    La Fundación Proa exhibirá desde el domingo 13 la exposición de realidad aumentada “Un panorama de este mundo”, con obras del artista argentino Tomás Saraceno, el danés Olafur Eliasson, la francesa Julie Curtiss y el estadounidense Kaws, que se podrán ver gracias a la plataforma Acute Art -a través de dispositivos digitales- y que se desplegarán en sitios emblemáticos del barrio porteño de La Boca como la vereda de Proa, el Riachuelo y sus alrededores.

    La particularidad de la muestra es que no tiene presencia física, sino que está mediada por la tecnología y que permite apreciar, a través de las pantallas, arañas gigantescas, una mujer desnuda, figuras que flotan sobre el Riachuelo, nubes con lluvia en espacios cerrados, un inmenso y radiante sol bajo techo y plantitas con flores que se mueven, como impulsadas por una leve brisa.

    Sobre el Riachuelo flota la figura más icónica del artista estadounidense Kaws bautizada “Companion”, una suerte de Mickey “abatido por la sociedad de consumo” ha dicho alguna vez, sobre esta figura con orejas deformes y cruces en sus ojos o la cara tapada por sus manos. La pieza se titula “Holiday Space” y es una versión “astronauta plateado” del muy reconocible personaje que el artista creó hace 20 años en base a sus grafitis y dibujos animados originales.

    Habrá wifi gratis en los alrededores de Proa y, si bien es indispensable llevar un teléfono celular para vivir la experiencia, el espacio de arte de La Boca brindará tablets -a modo de préstamo- para quienes no tengan su propio teléfono y deseen adentrarse en el universo de la realidad aumentada, también conocida como RA. Unos vinilos adhesivos en el suelo de la Fundación, en la explanada y aledaños, indican al visitante el lugar exacto en el que hay que ubicarse para interactuar con cada obra: así, justo en el primer piso de la avenida Pedro de Mendoza 1929, se puede observar una nubecita con lluvia -parecida a aquella que perseguía a la Pantera rosa- pero en este caso regando unas flores diseñadas por Eliasson para su serie “Wunderkammer”.

    "Imaginary friend", de la estadounidense Nina Chanel Abney, se podrá ver desde el 12 de marzo
    "Imaginary friend", de la estadounidense Nina Chanel Abney, se podrá ver desde el 12 de marzo

    Estas piezas, concebidas especialmente para la realidad aumentada, apuestan a lo sorpresivo y así como puede llover dentro de Proa, también brilla el sol, radiante, luminoso, aunque esta vez en el techo de la librería, balconeada por el restaurant del espacio de arte. Mientras que algunas de las piezas se mueven, permiten el modo selfie o incluso hacerles zoom, otras todo lo contrario, como el caso del astro ideado por Eliasson. El sol de RA estará estático, en el mismo lugar el tiempo que dure la exhibición.

    Muy diferente es lo que ocurre en la explanada con la araña monumental de la especie Maratus Speciosus, del tucumano Tomás Saraceno: sus patas son tan largas como el alto de una persona y se mueve abruptamente, baila, hay que perseguirlo para que se quede, aunque sea un rato frente a la pantalla. Esta obra forma parte de la serie “Webs of Life”, enmarcada en la trayectoria del artista que persigue la “justicia ambiental” y que busca desplegar diversas perspectivas de las formas de vida humanas y no humanas que han sido desatendidas, sin jerarquías entre una especie y otra.

    En este caso, Saraceno -que acaba de inaugurar una mega muestra en The Shed, en Nueva York- busca cultivar las relaciones afectivas entre las arañas y los humanos, aprovechando las herramientas digitales.

    Una araña gigantesca, obra del artista argentino Tomás Saraceno, "invade" la vereda de Proa
    Una araña gigantesca, obra del artista argentino Tomás Saraceno, "invade" la vereda de Proa

    “Los artistas han modelado las figuras en 3D y la plataforma Acute Art -de Londres- hace el match entre el espacio real y el espacio virtual. Brinda las herramientas tecnológicas para que se pueda dar la combinación de ambos mundos y poder ver esto acá”, explica el artista visual y especialista en tecnología aplicada al arte, Lucas de Marziani, coordinador técnico de la exposición.

    La muestra, con curaduría del sueco Daniel Birnbaum (director artístico de Acute Art) y Solana Chetman (directora de prácticas creativas en The Shed, Nueva York), despliega en el barrio porteño de La Boca una tecnología incipiente, de la que aún queda mucho por descubrir: la realidad aumentada permite superponer elementos virtuales sobre nuestra visión de la realidad. A diferencia de la realidad virtual no se requieren auriculares, anteojos especiales ni equipos adicionales. Sólo es necesario un teléfono celular con cámara y una app (Acute Art) para acceder a las obras.

    La experiencia cuestiona la noción de lo tangible y nos sumerge en un mundo ficticio al que solo se puede acceder digitalmente, sumando niveles de sentido y expandiendo los límites sensoriales hasta volver permeables a los límites de lo real.

     

    “Un panorama de este mundo” se podrán visitar hasta el 12 de abril en la Fundación Proa, Avenida Pedro de Mendoza 1929, en el barrio de La Boca, Ciudad Autónoma de Buenos Aires.



    Ocultar nota
  • Título: De Quinquela a la realidad aumentada: nueva transformacin de La Boca
    Autor: Celina Chatruc
    Fecha: 11/02/2022
    Ver nota completa
    Ver nota original (La Nacin)

    Piezas virtuales de artistas de distintos continentes, solo visibles a través del celular, se presentarán desde mañana en el espacio público gracias a otra propuesta innovadora de Fundación Proa

    Obra de la serie Webs of Life de Tomás Saraceno, producida por Acute Art, en la vereda de Fundación Proa
    Obra de la serie Webs of Life de Tomás Saraceno, producida por Acute Art, en la vereda de Fundación ProaGentileza Fundación Proa

    Sobre los adoquines de color, pintados en homenaje a Benito Quinquela Martín, flota un personaje que se tapa los ojos. En ese lugar de la Vuelta de Rocha, donde el popular pintor que transformó La Boca se instalaba hace un siglo a recrear los paisajes del puerto, surge ahora una nueva etapa del cambio: la exhibición de esculturas virtuales, creadas por artistas de distintos continentes y solo visibles en realidad aumentada a través del celular.

    Lune (2020), obra de Julie Curtiss en Fundación Proa
    Lune (2020), obra de Julie Curtiss en Fundación Proa
     

    Una mujer desnuda siempre nos da la espalda aunque intentemos rodearla, gracias a un original trabajo de Julie Curtiss, y una versión de Companion, popular personaje parecido a Mickey creado por el estadounidense Kaws, flota sobre el Riachuelo. Cruzando la calle, sobre la vereda de Fundación Proa, una araña gigante ocupa el lugar donde se exhibió en 2011 la imponente Maman, de 22.000 kilos y nueve metros de alto, realizada por Louise Bourgeois en acero inoxidable, bronce y mármol. La actual, que forma parte del proyecto Arachnophilia del tucumano Tomás Saraceno, no pesa nada e incluso baila frente a la pantalla.

    Holiday Space (2020), obra del artista estadounidense Kaws, con el Puente Transbordador de fondo
    Holiday Space (2020), obra del artista estadounidense Kaws, con el Puente Transbordador de fondo

    Todas ellas fueron producidas por Acute Art, una aplicación gratuita impulsada por Daniel Birnbaum, curador sueco que dirigió el Museo de Arte Moderno de Estocolmo y tuvo a su cargo la dirección artística de la Bienal de Venecia en 2009. Ahora está ampliando aún más las fronteras del arte, al ofrecer los artistas contemporáneos la posibilidad de unir su visión creativa con tecnologías de vanguardia.

    El sol creado por Olafur Eliasson, visto a través del teléfono en la biblioteca de Proa
    El sol creado por Olafur Eliasson, visto a través del teléfono en la biblioteca de ProaDavid Fernández/AFV

    “Es un proyecto experimental, pero me alegra que algunas instituciones estén dispuestas a probarlo. Creo que expandirá las audiencias más allá del mundo del arte. Algunos pueden ser escépticos o incluso críticos, pero al mismo tiempo llega a personas que nunca han estado en un museo”, dice Birnbaum a LA NACION desde Londres, meses después de haber sorprendido con estas mismas obras en el centro cultural The Shed, en Nueva York.

    Otra de las obras de la serie Wunderkammer, realizadas por Eliasson
    Otra de las obras de la serie Wunderkammer, realizadas por EliassonDavid Fernández/AFV

    Además de las de Saraceno, Curtiss y Kaws, incluye otras del danés Olafur Eliasson: un sol y una nube lluviosa sobre hierba, creadas durante la cuarentena global para llevar la naturaleza al interior de los hogares cerrados. Estas últimas podrán verse desde mañana en el primer piso de Fundación Proa, institución que trajo la muestra al país para potenciar la celebración de sus 25 años. Dialogará con Arte en juego, otra propuesta lúdica y familiar curada por Rodrigo Alonso, y la expandirá hacia el barrio en dos etapas.

    Así se verá desde marzo Giant Doku (2020), de Lu Yang
    Así se verá desde marzo Giant Doku (2020), de Lu YangGentileza Fundación Proa

    “Estamos recuperando como espacio expositivo el espacio público, donde siempre estuvimos presentes con obras contemporáneas como las de Bourgeois y Ai WeiWei –señaló a LA NACION Adriana Rosenberg, presidenta de Proa-. Esta vez nos pareció que una parte de la actualidad tiene que ver con la virtualidad: va proponer un buen territorio de debate acerca de si la realidad aumentada es arte o no”.

    Así se verá desde marzo Imaginary Friend (2020), obra de Nina Chanel Abney, sobre la fachada de Proa
    Así se verá desde marzo Imaginary Friend (2020), obra de Nina Chanel Abney, sobre la fachada de ProaGentileza Fundación Proa

    Parte de ese debate se concentrará probablemente en la grieta que produce el acceso a la tecnología, ya que la forma óptima de ver estas obras es a través de un iPhone de un modelo superior a un 10, o un sistema Android 12 con ocho gigas de RAM. Para facilitar la experiencia, el Gobierno de la Ciudad habilitó WiFi gratis en la zona. “No es muy fácil de usar la primera vez; depende del teléfono que tenga cada uno y la conexión a la red –reconoce Birnbaum-. Pero es interesante porque es independiente de las galerías de arte, los museos, las ferias de arte y la estructura habitual”.

    Así se verá Density (2019), de Koo Jeong A, desde marzo
    Así se verá Density (2019), de Koo Jeong A, desde marzoGentileza Fundación Proa

    En esta versión porteña de la muestra, titulada Un panorama de este mundo –poética alusión a obras de autores locales como Adolfo Bioy Casares y Marcelo Cohen-, Birnbaum compartió la responsabilidad curatorial con la argentina Solana Chehtman, directora de prácticas creativas e impacto social en The Shed. Juntos seleccionaron también trabajos de Nina Chanel Abney, Lu Yang y Koo Jeong A, quienes aportarán desde marzo su cuota de fantasía: un “amigo imaginario” parecido a un Cristo negro en posición meditativa sobre la fachada, un avatar gigante cubierto de tatuajes y un cubo de hielo flotante, que parece a punto de derretirse bajo la luz directa del sol.

     

    Aunque las diversas propuestas solo coinciden en la “curiosidad de los artistas sobre cómo traducir sus visiones a este nuevo medio inmersivo”, según Birnbaum, los temas ecológicos inspiran las obras de Saraceno, Eliasson y Koo Jeong A. Y esa conciencia sobre la contaminación y el uso de los recursos se relaciona con el espíritu de los proyectos públicos de Acute Art, cuya primera versión –titulada Unreal City- se realizó a fines de 2020 en Londres, sobre la rivera del Támesis, desde el Puente de Waterloo hasta la Tate Modern. Entonces el mundo ya estaba en cuarentena, y Gran Bretaña solo permitía algunos paseos individuales al aire libre. Fue un éxito.

    Una de las arañas creadas por Tomás Saraceno y Acute Art en realidad aumentada para The Looking Glass, geolocalizada en el High Line de Manhattan
    Una de las arañas creadas por Tomás Saraceno y Acute Art en realidad aumentada para The Looking Glass, geolocalizada en el High Line de ManhattanGentileza Acute Art

    Al año siguiente llegó la “conquista de América” en The Shed, una de las primeras instituciones que reabrieron en Nueva York durante la pandemia. Pero entonces las obras se presentaron todas juntas, en la plaza seca del centro cultural y en espacios cercanos del High Line. Ahora, en Buenos Aires, se amplía el diálogo de las obras con el contexto de la ciudad. “Esta experiencia abre a otras formas de arte público y propone la participación activa del tradicionalmente pasivo espectador -dice Chehtman, mientras inaugura la muestra más importante de Saraceno en Estados Unidos-. Ya no es ir a ver una obra sino que yo acciono, me muevo en relación con ella y hasta posiciono a mis amigos para tomar una foto o filmar un video. Todo eso ofrece mucho por explorar”.


    La muestra pionera Unreal City, de arte público con realidad aumentada, en Londres

    “La pandemia aceleró este tipo de arte”, señala Birnbaum, que acaba de producir una muestra virtual de Kaws con la Serpentine Gallery de Londres dentro de Fortnite, uno de los juegos más populares del mundo. “El viejo modelo, donde era normal que las galerías y los coleccionistas volaran a otro continente y compraran arte que se enviaba en avión, o que los críticos o curadores iban a otro país a hablar sobre el calentamiento global y luego volvían volando a casa, no va a ser sustentableEl mundo del arte como lo conocíamos va a cambiar. La pregunta es cómo cambiará. ¿Será solo local? ¿Será que a Buenos Aires solo le importará Buenos Aires? Espero que no. Espero que sea una conversación internacional. Y creo que estas tecnologías pueden ser parte de una plataforma futura”.

    Cómo usar la aplicación:
    • Descargá la App Gratuita Acute Art
    • Buscá e ingresá al perfil de Proa
    • Buscá y acercate a la ubicación de las obras
    • Ubicá tus pies en las huellas marcadas sobre el piso, y enfocá hacia adelante
    • Desde la aplicación podés tomar fotos o grabar videos, y compartirlos en redes sociales con el hashtag #RAenProa
    Para agendar:

    Un panorama de este mundo en Fundación Proa (Av. Don Pedro de Mendoza 1929) y sus alrededores, desde el 12 de febrero hasta el 12 de abril

    Celina Chatruc



    Ocultar nota
  • Título: La realidad aumentada llega a La Boca
    Autor:
    Fecha: 04/01/2022
    Ver nota completa
    Ver nota original (Diario Popular)

    La belleza y las diversas opciones para pasear y comer son dos buenas ofertas turísticas.

    La belleza y las diversas opciones para pasear y comer son dos buenas ofertas turísticas.

    Organizada por Fundación Proa, la iniciativa propone experimentar piezas de artistas internacionales a través de dispositivos digitales, ayudando a trasladar su visión creativa a nuevos medios virtuales, a través de realidad aumentada.

    Como anticipo de una temporada en la que asoman muestras inmersivas como las que tendrá lugar en febrero dedicada a Van Gogh o el espacio acondicionado para este tipo de puestas que inaugurará en unos meses el Centro Cultural Kirchner, el próximo 15 de enero se podrán ver obras del artista danés Olafur Eliasson, la francesa Julie Curtiss o el argentino Tomás Saraceno, a través de Acute Art, una plataforma que ofrecerá experiencias de realidad aumentada en el espacio público del barrio de La Boca.

     

    Organizada por Fundación Proa, la iniciativa propone experimentar piezas de artistas internacionales a través de dispositivos digitales, ayudando a trasladar su visión creativa a nuevos medios digitales, a través de realidad aumentada.

    Diez obras interactivas, algunas de carácter inmersivo, otras con movimiento e incluso con sonido, alterarán hasta marzo espacios emblemáticos del barrio como Caminito, el Riachuelo, el trasbordador, la vereda y el frente de la Fundación, modificando el paisaje del barrio de La Boca. Algunas de las obras, estarán escondidas en espacios interiores de Proa.

    La realidad aumentada llega a La Boca

    La realidad aumentada llega a La Boca

    "Es nuestro objetivo impulsar e incrementar el flujo de personas que visitan al barrio de La Boca y fomentar el vínculo del público especializado y el espontáneo con las nuevas tecnologías y el arte contemporáneo a partir de un evento masivo que se desarrolla en el espacio exterior de la Fundación", dicen los organizadores de la muestra en un comunicado.

     

    Durante casi dos meses, la experiencia permitirá conocer o conectar obras de artistas tan disímiles como los estadounidenses Kaws y Nina Chanel, el danés Olafur Eliasson, la francesa Julie Curtiss, el argentino Tomas Saraceno, la china Lu Yang y la coreana Koo Jeong, una selección que corrió por cuenta de los curadores, Daniel Birnbaum y Solana Chehtman.

    Acute Art es una plataforma que propone experimentar piezas de artistas internacionales a través de dispositivos digitales.

    A su vez, colabora con los principales artistas contemporáneos del mundo, proporcionándoles acceso a tecnologías de vanguardia que les permiten trasladar su visión creativa a nuevos medios digitales, a través de realidad aumentada.

    Para participar sólo se necesitará acceso y tecnología adaptada a los sistemas de reproducción de realidad aumentada.



    Ocultar nota