Prensa Publicada

  • Título: Cinco grandes en Proa. Minimalismo: lo que se ve es lo que hay
    Autor: Ana Maria Battistozzi
    Fecha: 19/07/2019
    Ver nota completa
    Ver nota original (Clarn. Revista )

    ABC art, estructuras primarias, minimalismo, arte reductivo, cool, arte conceptual, todas estas designaciones que proliferaron en la escena del arte de los Estados Unidos y más allá de sus fronteras al promediar los años 60 y los 70, no corresponden sólo a expresiones formales o de contenido que se pretendieran superadoras de diversos problemas del arte previos, como en la cabalgata de las vanguardias que caracterizó a la modernidad sino, a distintos modos de profundizar líneas de pensamiento desde el lugar central que se les otorgó a la reflexión y a las ideas.

    Con todo, es a través de la aparición física de las formas que hoy nos conectamos con esas experiencias, como ocurre con la muestra Minimalismo, posminimalismo y conceptualismo/60 - 70 que se exhibe ahora en la Fundación Proa con obras de un puñado distintivo de artistas que participaron de ese derrotero: Sol LeWitt, Dan Flavin, Bruce Nauman, Fred Sandback y Dan Graham.

    Curiosamente, o como suele suceder, fueron los propios artistas los que se encargaron de resistir esas designaciones. Sobre todo la de minimalismo, en la que una figura clave como Sol LeWitt nunca se sintió representado. ¿Cuál era la disidencia que LeWitt manifestaba respecto de ella? El punto de partida podría remontarse a 1965 y no casualmente al ámbito de la reflexión teórica cuando el filósofo Richard Wollheim publicó en la revista Arts Magazine un ensayo fundacional que llamó “Arte Minimalista”. Como tal, definía a un tipo de arte de contenidos artísticos mínimos que desdeñaba la impronta personal del artista como marca autoral en cada pieza e incluía en ello la realización misma de la pieza. Su línea de pensamiento remitía en este mismo sentido a figuras que habían gravitado en la escena norteamericana de posguerra y representaban algo bien distinto del expresionismo abstracto y el pop art. Tal el caso del pintor americano Ad Reinhardt y Marcel Duchamp.

    Visitantes frente a 
Sin título 6 (a Donna), 1971, de Dan Flavin. Tubos fluorescentes de luz azul, rosa y amarilla, 244 x 244 cm. Foto: Patricio Pidal.

    Visitantes frente a “Sin título 6 (a Donna)”, 1971, de Dan Flavin. Tubos fluorescentes de luz azul, rosa y amarilla, 244 x 244 cm. Foto: Patricio Pidal.

    Sol LeWitt veía a su obra como algo muy distinto de Duchamp –aunque siempre reconoció la influencia que en él tuvo la obra de Reinhardt– y para responder escribió otro ensayo que publicó en 1967 en Art Forum y se llamó “Párrafos sobre arte conceptual”. Ya el título mismo introducía el término arte conceptual y ponía el acento el texto que desarrollaba la teoría del necesario protagonismo de la idea por sobre la obra, que a su juicio, en términos materiales podría ser plasmada por cualquiera siguiendo instrucciones muy precisas del autor.

    Es lo que ocurrió en la propia Fundación Proa aquel fatídico verano porteño de 2001-2002, cuando el autor envió un protocolo con instrucciones para ser seguidas a la distancia por un equipo especialmente entrenado para la realización de un mural. “El aspecto de la obra no es tan importante –decía–, lo que concierne al artista es el proceso de concepción y realización”. Se diría que concebía la tarea actual del artista como algo muy parecido al rol del arquitecto que ya en el XVIII se había separado de la tarea del constructor/ maestro mayor de obra. Transcurridos más de dos siglos el arte aún se mantenía aferrado a la realización de mano del artista.

    Lo que ahora llega de LeWitt a La Boca es una serie de dibujos –algunos sobre papel y otros sobre pared– y dos grandes estructuras de piso. En ellos puede seguirse tanto la atracción del artista por los desarrollos formales en serie, que derivan tanto de su interés por las cronofotografías de Muybridge, como la atención puesta en el espacio y en las superficies de las paredes. Se ha dicho que los desarrollos seriales de LeWitt representan la estructura del pensamiento racional o el progreso en arte. Estas cuestiones fueron materia de debates y es algo que el propio LeWitt se encargó de refutar . Los pensamientos irracionales deben ser atendidos lógica y absolutamente, dijo él mismo, dándole argumentos al brillante ensayo Le Witt en progresión, que publicó Rosalind Krausse en 1977.

    Pero LeWitt no era el único que se sintió fuera del minimalismo. En 1969 Fred Sandback, otro de los artistas de la muestra de Proa, desdeñó el término por inapropiado. “De igual modo podría hablarse de arte maximalista y daría lo mismo ya que involucra luz, espacio, hechos”. Es lo que ocurre con la obras de Dan Flavin, quien también se molestó con el título del ensayo de Wollheim que se popularizó más pronto de lo que nadie hubiera deseado. Flavin sostenía que sus obras no eran, como decían los teóricos del minimalismo, sino que más bien se trataba de situaciones espaciales propuestas. “Se puede modificar el espacio a partir de un uso cuidadoso de la luz”, decía. En mayo de 1963 empezó a trabajar con tubos fluorescentes. Su primera pieza con ese recurso fue un tubo dorado colgado en posición diagonal directamente en la pared.

     

    Desde ese punto las reverberaciones místicas de la obra de este artista formado fervientemente en la fe católica, fueron algo distintivo en ella, tal como se percibe en los efectos que producen los dos cuadrados lumínicos estratégicamente ubicados en dos ángulos de la sala de Proa evocando la tradición de los iconos religiosos. En un sentido la trayectoria que siguió Flavin fue progresivamente del color de la pintura física al color desmaterializado de la luz.

    Así, a partir de los cuestionamientos de los propios protagonistas, en el ámbito del crítica contemporánea pronto se advirtió que la consideración del arte minimal no podría ir separada, entre otras cosas, de su manifestación tridimensional, que sin ser precisamente escultórica, intervenía activamente en el espacio.

    Uno de los rasgos de esta ruptura que ha observado el crítico Hal Foster fue el radical rechazo a las bases antropomórficas que aún permanecían en la escultura moderna. Así también al pedestal, algo que puede advertirse en la experiencia física de desarrollo espacial que proponen casi todas las obras incluidas en esta exhibición.

    Frente a Wall Drawing #332, de Sol LeWitt. Foto: Patricio Pidal.

    Frente a “Wall Drawing #332”, de Sol LeWitt. Foto: Patricio Pidal.

    Hacia la década del 70 las formas sencillas que imperaron a partir de la asimilación del minimalismo fueron entrando para muchos artistas del grupo inicial en un callejón sin salida. Algunos como Flavin y Donald Judd se inclinaron por el uso de nuevos materiales. A más de la experiencia de Flavin con tubos fluorescentes, Donald Judd sistematizó sus progresiones seriales en madera terciada y metal galvanizado.

    La relación con lo planteos de Judd y su revisión de la tradición escultórica fue lo que de algún modo definió la orientación artística de Fred Sandback, quien luego de estudiar filosofía en Yale pasó a la Escuela de Artes para hacer una maestría. Grabador y dibujante, Sandback llevó el desarrollo de la línea al espacio, tal como surge de la obra que ocupa el amplio espacio de Proa realizada por su esposa para esta exhibición según las ideas del artista fallecido en 2003.

    Del grupo es Bruce Nauman quien llevó los principios de serialidad y mínimo contenido del minimalismo al plano performático acompañando con registros fílmicos experiencias que hacía con su propio cuerpo. Dos de las piezas elegidas por la curadora Katharine Wright tienen que ver con esa actitud performática Filmada originalmente en 16mm, la obra del 67-68 “Tocando una nota en violín caminando de una manera exagerada alrededor del perímetro de un cuadrado” fue el tipo de acción que inspiró la célebre muestra Cuando las actitudes devienen formas, que el curador suizo Harald Szeemann diseñó en 1969 para la Kunst Halle de Berna.

    Para la obra de Dan Graham habrá que esperar al mes de agosto, cuando se termine la realización de una pieza que concibió para la explanada de Proa. Graham llegará Buenos Aires para estar presente en la inauguración. Como dueño de la galería John Daniels, este artista fue uno de los primeros en exhibir trabajos de LeWitt y el resto de este grupo.

     

    Minimalismo, posminimalismo y conceptualismo / 60 - 70.

    Lugar: Fundación Proa, Av. Pedro de Mendoza 1929.  Fecha: hasta octubre.  Horario: martes a domingos, 11 a 19. Entrada: $ 100; estud., doc. y jub., $ 80.



    Ocultar nota
  • Título: Propuesta: soltar la imaginacin!
    Autor: Ana Mara Labunts
    Fecha: 18/07/2019
    Ver nota completa
    Ver nota original (Ramona)

    Llega a Proa obras fundadoras de los movimientos minimalismo, posminimalismo y conceptualismo de los años ‘60 - ‘70. Una exhibición que les dará la oportunidad a los espectadores de tener un primer acercamiento sobre estos artistas y una forma de comprender las propuestas artísticas de aquella época.

    Los tres movimientos se caracterizaron por la supremacía en la idea la cual, adquiere mayor relevancia, más que la obra en sí. Esto nos propone un acto de provocación de rebelión para aquellos años.

    El minimalismo trabaja con las formas geométricas simples, los colores puros, se intenta minimizar todo lo posible el elemento expresivo y el rastro de la mano del artista tal como resultan los trabajos expuestos.


    Sol LeWitt Serial Project ABCD 5, 1968(Proyecto serial ABCD 5) Acero, laca, cinta, 20,5 x 145, 5 x 145, 5 cm Legado de Sol LeWitt; Cortesía Paula Cooper Gallery, Nueva York © 2019 The LeWitt Estate / Artists Rights Society (ARS), New York. / SAVA, Buenos Aires

     

    Así es como se comenzará a pensar en la desmaterialización de la obra en sí. Se apreciarán características tales como: abstracción, economía de lenguaje y medios, geometría elemental rectilínea, orden, purismo estructural y funcional, precisión en los acabados, reducción y síntesis, sencillez.

    El rol del artista conceptual, lo llevará a desarrollar un lenguaje disruptivo, por encima de la forma; el proceso hasta llegar a la desmaterialización. Si la idea en sí, era la más fiel representación de la intención del artista, entonces la recepción del público daba cuenta de una comunicación sin precedente directa entre el artista y el espectador.


    Bruce Nauman. Walking in an Exaggerated Manner Around the Perimeter of a Square, 1967-68(Caminando de una manera exagerada alrededor del perímetro de un cuadrado) Film 16 mm en video blanco y negro, con sonido / 10 Cortesía Electronic Arts Intermix © Bruce Nauman / Artists Rights Society (ARS), New York / SAVA, Buenos Aires

     

    Es por ello que la naturaleza misma del arte conceptual hace que muchas obras hayan sido creadas en la mente del artista y que sólo existan como ideas. Algunas de las piezas pensadas por Sandback no llegaron a ser concretadas por el propio artista. En las salas de Proa, las obras que se exhiben fueron armadas con la supervisión de Amy Sandback, su viuda, adaptadas específicamente para este espacio.

    El posminimalismo surge como reacción al minimalismo, los artistas buscaron desmantelar toda interferencia entre el artista y la vida real, e hicieron obras con elementos cotidianos: como cera, fieltros, sogas. Ofrecieron entonces una experiencia distinta a lo que se conocía hasta entonces: exploraron la viabilidad artística de las acciones cotidianas (caminar, masticar, tocar música), y se usaron a sí mismos como materia prima, lo que implicaba al espectador como potencial voyerista en ese proceso.


    Dan Graham. Plano de la obra montada en la explanada de Proa

     

    Esos artistas aprovecharon los avances tecnológicos del video y la fotografía (medio que garantizaba una cierta afinidad e intimidad muy cercana al público), como soporte para sus obras.
    Al hacerlo, llegaron a una conclusión: poder establecer límites a sus obras: ya fuesen físicas, conceptuales o perceptuales. La importante de todo este trabajo de pensamiento y de elaboración es que ellos abrieron un nuevo camino un abanico de posibilidades para las generaciones de artistas siguientes.

    Con esta exposición, Proa se propone traer a la Argentina un movimiento artístico de aquellas décadas, con la intención de insuflar en este presente, nuevas posibilidades para seguir creciendo hacia el futuro.

    Con la curaduría de la Doctora en Arte Moderno y Contemporáneo Katharine J. Wright y la colaboración de la Embajada de Estados Unidos en Argentina.


    Fred Sandback. Untitled, 1975 (Sin título) Serie de seis litografías sobre papel hecho a mano con borde cortado, 45 x 53 cm Legado de Fred Sandback; Cortesía Galería Cayón, Madrid/Minorca/Manila © [1975] Archivo Fred Sandback

     



    Minimalismo, posminimalismo y conceptualismo / 60’ - 70’. Sol Lewitt, Dan Flavin, Dan Graham, Bruce Nauman, Fred Sandback en Fundación PROA (La Boca)



    Ocultar nota
  • Título: El arte minimalista de los aos 60 lleg a Fundacin Proa
    Autor: Tlam
    Fecha: 10/07/2019
    Ver nota completa
    Ver nota original (Tlam)

    Una exposición que reúne obras de Dan Flavin, Dan Graham, Sol LeWitt, Bruce Nauman y Fred Sandback, el grupo de artistas fundadores de los movimientos conceptual y minimal de los años 60 en los Estados Unidos, se inauguró esta sábado 6 de julio en la Fundación Proa, del barrio porteño de La Boca


    Ver video

    Ocultar nota
  • Título: La Fundacin Proa celebra a los "ismos" ms contemporneos
    Autor: Ana Martnez Quijano
    Fecha: 09/07/2019
    Ver nota completa
    Ver nota original (Ambito)

    La muestra "Minimalismo, posminimalismo y conceptualismo/ '60 - '70" se compone por obras de los artistas estadounidenses Dan Flavin, Dan Graham, Sol LeWitt, Bruce Nauman y Fred Sandback.

    Donna. La obra de Dan Flavin integra la muestra "Minimalismo, posminimalismo y conceptualismo/ '60 - '70" en la Fundación Proa.
    Por Ana Martínez Quijano

    La Fundación Proa acaba de inaugurar la exposición “Minimalismo, posminimalismo y conceptualismo/ ’60 - ’70” con obras de los estadounidenses Dan Flavin, Dan Graham, Sol LeWitt, Bruce Nauman y Fred Sandback, precursores de movimientos artísticos que tuvieron un desarrollo simultáneo en esos años. La curadora de la muestra, Katharine Wright, describe las obras con palabras tan sencillas como los principios básicos que las rigen. Después de recorrer la muestra, Wright resume, con una frase, el revolucionario legado de este grupo de artistas: “Lo que ves es lo que es”. En buen argentino este dicho se puede traducir como “esto es lo que hay”. Lejos de desmerecer la exposición, esta expresión representa la ofensiva de los minimalistas y conceptualistas frente a las complejas interpretaciones estéticas de los críticos y gurúes del arte. Para comenzar, rechazan las dedicadas al expresionismo abstracto (como las de Greenberg y Rosenberg), las del Pop, el Op Art y también los discursos sobre los movimientos creados por ellos mismos. Un floreciente mercado alentaba los discursos eruditos y definiciones que incomodaban a los artistas.

    Entretanto, lejos de allí, una mirada retrospectiva descubre los objetivos de Proa. Hace 20 años se exhibió en La Boca una gran muestra de Dan Flavin acompañada por un catálogo donde el artista relataba los fundamentos de sus obras, configuradas con tubos de luz fluorescente adquiridos en los comercios al mejor estilo ready made. La luz de Flavin desmaterializaba la arquitectura y nos envolvía convirtiéndonos en parte viva de la obra. Todo era sorprendente. Y el propósito de Proa no ha variado desde entonces: mostrar a los artistas y el público argentino, el arte consagrado por los centros internacionales. Como se sabe, el arte se nutre del arte.

     

    Luego de estudiar en varias escuelas y la Universidad de Columbia, Flavin conoció en el museo donde trabajaba a Sol LeWitt, padre del conceptualismo. En 1961 incorporó bombitas de luz en sus pinturas y, en 1963, comenzó a explorar el espacio con los tubos de neón. “Es lo que es, y no es nada más. Todo es abiertamente, llanamente deliberado. No hay una abrumadora espiritualidad con la cual se suponga que hay que contactarse”, reconoce Flavin. ¿Una referencia a las obras de Rothko y su denso soporte teórico? “El boom del mercado del arte dependía de la producción de pinturas”, señala la curadora.

    LeWitt también expuso sus murales abstractos en Proa, en el verano de 2001. Así se quebró el encapsulamiento de la Argentina de entonces, cuando el minimalismo y el arte conceptual llegaban con cuentagotas. Y aquella muestra fue un hito. LeWitt, teórico del grupo, destaca la importancia del concepto sobre la ejecución de sus obras. “La idea es la máquina que hace la obra”, sostiene. De este modo, reduce su producción pictórica y escultórica a modelos geométricos, diseña matrices que sus asistentes pueden pintar una y otra vez en su ausencia. De hecho, ahora mandó a Proa las instrucciones para la producción de un mural creado hace 40 años. La idea se ejecuta como una partitura musical. Aunque LeWitt reconoce que las conocidas secuencias fotográficas de Muybridge inspiraron su concepto de repetición, variación e intervalo de sus series.

    Fred Sandback reacciona contra la crítica especializada que, con el afán de encasillar etiqueta el grupo con el rótulo “minimalistas”. Más allá de considerar lo “inapropiado” del término, Sandback declara que “el minimalismo involucra luz, espacio, hechos”. La magia de sus cuerdas blancas sobre las paredes también blancas atrapa la mirada del espectador en el misterio del dibujo abstracto. Los artistas emprenden búsquedas sobre cuestiones del pensamiento y, para ser entendidos, las comparten con el espectador del modo más sencillo posible. Así reducen el discurso a verdades axiomáticas, dato que de ningún modo implica que la experiencia estética se simplifica. Por el contrario, los límites entre autor, obra y observador se desdibujan y el espectador pasa a ocupar el papel protagónico.

    El posminimalismo de Bruce Nauman se sirve de las teorías de LeWitt y de las nuevas tecnologías como el video. El cuerpo del artista se exhibe caminando sobre una cinta y volviendo sobre sus pasos. El espectador es el potencial voyerde acciones tan comunes que desacralizan el quehacer artístico y, desde luego, los intentos críticos más sofisticados. Los rasgos de su firma reproducidos en Neón abren la exposición. Finalmente, Dan Graham llegará en agosto para instalar en la vereda de la Fundación Proa uno de sus “pabellones”, una escultura con formato circular hecha de vidrio y espejos.



    Ocultar nota
  • Título: En las puertas de la percepcin: minimalismo o el arte de contemplar una obra
    Autor: Juan Batalla
    Fecha: 08/07/2019
    Ver nota completa
    Ver nota original (Infobae)

    Fundación Proa presenta “Minimalismo, posminimalismo y conceptualismo norteamericano”, una muestra con obras de cinco artistas estadounidenses esenciales para comprender el movimiento que cambió la manera de entender y producir arte
    La muestra Minimalismo, posminimalismo y conceptualismo norteamericano puede visitarse hasta fines octubre en Proa (Patricio Pidal)
    La muestra “Minimalismo, posminimalismo y conceptualismo norteamericano” puede visitarse hasta fines octubre en Proa (Patricio Pidal)

    Un fulgor fluorescente flota en el espacio. Fluye, se filtra, y su figura geométrica fascina a los espectadores que, como insectos, son atraídos hacia él. Puede ser una fisura hacia otra dimensión, una pieza de la ficción cinematográfica Tron o una fantasmal fachada de una fábrica del futuro. Puede ser lo que la fantasía desee, lo que la frontera de la imaginación permita. Puede ser todo eso y más, pero es sobre todo una pieza de Dan Flavin, un fragmento de la muestra Minimalismo, posminimalismo y conceptualismo norteamericano, que se presenta en Fundación Proa hasta fines de octubre. 

    Y puede ser o tener muchísimos significados, sin importar cuan febril sean, ya que ese es uno de los ejes de este movimiento artístico, considerado como el que pone fin al arte moderno y el que abre el juego al contemporáneo.

    La exhibición de Proa contiene piezas tempranas de cinco artistas esenciales de la escena: Flavin con sus objetos fluorescentes; Sol LeWitt y sus Wall drawings, objetos y diseños; Fred Sandback con sus sutiles trazos que delimitan el espacio y Bruce Nauman con su obra de Neón y videos. Además, en agosto, se presentará una instalación especialmente diseñada por Dan Graham en el espacio público -Proa y el río, sobre la explanada que da a la Vuelta de Rocha-, en lo que será la primera obra de este artista en Argentina.

    Bruce Nauman, Dan Flavin, Sol LeWitt y Fred Sandback
    Bruce Nauman, Dan Flavin, Sol LeWitt y Fred Sandback

    The American Way

    La muestra de Proa presenta a algunos de los artistas estadounidenses, que durante los '60 y '70, convergieron en una propuesta estética que si bien tenía sus orígenes varias décadas atrás -si se piensa en el arte Occidental- y siglos – cuando se contrasta con el Oriental- fueron parte de un momento de quiebre.

    El arte minimalista y conceptualista surgió luego de que Estados Unidos, con su epicentro neoyorkino, ya se había constituido como uno de los ejes globales del mercado del arte, algo que hasta la finalización de la Segunda Guerra Mundial era propiedad de París, Francia.

    Apareció entonces el expresionismo abstracto, al que se considera el primer movimiento genuinamente estadounidense dentro de la abstracción, que tuvo en Willem de Kooning, Arshile Gorky, Ad Reinhardt, Mark Rothko y Jackson Pollock, por nombrar a algunos, a sus máximos referentes. En paralelo, el arte Pop -inspirado en la estética de los bienes de consumo de la época- también crecía con fuerza, tanto en EE.UU. como en el Reino Unido. Aunque es en el país norteamericano donde estas dos expresiones capturan la mayor atención y, por ende, se genera un mercado del arte como no había existido hasta entonces. Nace así el American Art.

    En agosto Dan Graham presentará una de sos pabellones vidriados en la explanada de Proa
    En agosto Dan Graham presentará una de sos pabellones vidriados en la explanada de Proa

    Al respecto, la curadora estadounidense Katharine J. Wright, quien estuvo a cargo de la puesta en PROA, comentó a Infobae Cultura: "El arte minimalista y conceptual fue en gran parte una respuesta a la comercialización del mercado de arte. En ese momento el mercado de EEUU alcanzaba valores impensados a través del expresionismo abstracto, que se había vuelto muy caro. Estos artistas querían generar una obra que no pudiese ser comprada e irónicamente hoy su trabajo vale millones de dólares. Para fines de los '70 o inicios de los '80 este tipo de arte ya tenía precios astronómicos".

    Esta "respuesta" al mercado estadounidense de entonces posee características únicas y entonces originales. "Uno de los puntos más interesantes de esta época del arte es que se realizaban obras con materiales que cualquiera podía comprar y, a la vez, cualquiera las podía realizar", explicó Wright.

    Y es que el arte minimalista conviritó el desarrollo industrial, la tecnología, en su aspecto inherente, pero a su vez no buscaba dar respuestas ni sentidos, esperaba que el espectador hiciese esa parte. A diferencia del Pop no recreaba lo existente de la vida capitalista como sello distintivo, sino que se rebuscaba en sus entrañas, en los objetos desnudos, una expresión latente de la American Way. "Esa es una de las razones por las que Flavin hacía arte con elementos que cualquiera podía adquirir en una ferretería", sumó Wright.

    En la sala 4 se presenta la obrra fluorescente de Dan Flavin
    En la sala 4 se presenta la obrra fluorescente de Dan Flavin

    Entonces, esta expresión estética se centraba más en la idea del concepto sobre la materialidad de las obras, la austeridad, el silencio y, su vez, requería de la contemplación del público (conceptos todos de una profunda raigambre oriental). En el tiempo, ese interés por la participación activa del público devino en la aparición de los happening, encuentros que estuvieron en boga en los que el espectador era invitado a participar activamente en la acción artística, quedando abolida la tradicional separación entre creador y receptor.

    Un poco (y mucho) más atrás en el tiempo

    A nivel histórico, o sea más allá de los causales, el minimalismo se inició en la arquitectura y ya en los '40 el arquitecto y diseñador industrial germano-estadounidense Ludwig Mies van der Rohe realizaba su famosa cita "menos es más" -Van der Rohe fue junto a Walter Gropius(padre de la Bauhaus), Frank Lloyd Wright (precursor de la arquitectura orgánica) y Le Corbusier uno de los padres fundadores de la arquitectura moderna.

    No fue hasta 1965 que el término "Arte minimalista" se convirtió en una marca cuando Richard Wollheim publicó un ensayo con ese nombre en la prestigiosa Arts Magazine, aunque para ser exactos el filósofo del arte de origen inglés eligió el término minimal (mínimo). En su texto realizó un abordaje que incluyó obras con "contenido artístico mínimo", que unían los readymade de Marcel Duchamp con los bastidores negros de Ad Reinhardt, y advertía una compartida ausencia de la mano de la artista en cada producto creativo final.

    Wall Drawing #332, dibujado por primera vez en mayo de 1980, por Sol LeWitt
    “Wall Drawing #332”, dibujado por primera vez en mayo de 1980, por Sol LeWitt

    Sin embargo, cuando se quita el velo Occidental, es esencial realizar una parada por el Japón Imperial, especialmente al período Edo (1603-1868), cuando surge el Iki, una idea estética que refiere a lo simple, a lo original, pero que a su vez no es muy sofisticado ni pretencioso y que tiene la capacidad de revelar esos rasgos de una manera inteligente, directa y descarada. También podría pensarse en el Shibui, que refiere a la belleza simple, sutil y discreta, con objetos de apariencia sencilla, pero que guardan detalles sutiles que complejizan esa aparente simplicidad. En el mundo contemporáneo resulta casi imposible pensar en la arquitectura japonesa sin esos rasgos minimalistas, incluso en el diseño de interiores.

    En el caso de la obra Sin Título (para Dona) de 1971, de Flavin (1933-1996), que se asemeja a un portal, resulta indispensable enumerar los materiales que la componen: cuatro parantes industriales, a los que nos les retiró la etiqueta de fabricante justamente para darle esa idea de lo sencillo e imperfecto, a los que se adhieren tubos fluorescentes en la parte posterior que, al jugar con las luces (o la ausencia de las mismas) del espacio, generan una tonalidad que no se podría producir sin la interrelación de un color con el otro.

    En el caso de la sala dedicada a Fred Sandback (1943-2003) -recomendación: observarla en su plenitud la escalera- se juega con el espacio (sobre todo con la altura) a partir de diferentes formaciones geométricas muy sencillas, a través de diferentes líneas de lana tensada, que unen el techo con el piso y que fue articulada acorde a las instrucciones que dio el artista bajo la supervisión de su viuda, la crítica de arte Amy Baker.

    La Sala 2 está dedicada a Fred Sandback
    La Sala 2 está dedicada a Fred Sandback

    La obra de Sol LeWitt (1928-2007), por su parte, propone la idea de la autoreproducción, el arte como un organismo vivo que puede extenderse hacia el infinito si fuera necesario -y posible-. Entre las piezas del neoyorkino se encuentran Modular Floor Structure (1966/1968), Serial Project ABCD 5 (1968), una pieza similar a la que presentó en el Instituto Di Tella en 1967, y varios de sus dibujos de pared, todas con el cubo como eje.

    LeWitt, como Flavin, propusieron esa idea del DIY, a partir de la cual cualquiera podía construir las obras de sus diseños a partir de seguir una serie de pasos, un manual de instrucciones. En algunos casos, esas indicaciones poseían algunas ambigüedades, ya que se esperaba que el "kit" diese la oportunidad a su comprador de generar una obra diferente, única.

    Modular Floor Structure, de Sol LeWitt (Patricio Pidal)
    “Modular Floor Structure”, de Sol LeWitt (Patricio Pidal)

    En ese sentido, explicó Wright a Infobae Cultura:  "A medida que envejecen y los valores de su obras suben, comenzaron a hacer documentos con respecto a su trabajo. Al principio, por ejemplo en el caso de Flavin, él garabateaba los diseños en una hoja, pero luego entregaba un manual específico de cómo debía ser montada, era una especie de contrato".

    Por su parte, el espacio dedicado a Bruce Nauman (1941) propone algunas de las obras esenciales del artista que se convirtió en un pionero en el uso de materiales heterodoxos, como las cámaras de video Portapak, los equipos de vigilancia, los monitores de televisión, los hologramas y los tubos de neón.

    My Last Name Exaggerated Fourteen Times Vertically, de Bruce Nauman, 1967
    “My Last Name Exaggerated Fourteen Times Vertically”, de Bruce Nauman, 1967

    Entre ellas se encuentran filmes como "Caminando de manera exagerada sobre un perímetro cuadrado" (67/68), donde el artista realiza un recorrido en loop por una cuadrado dibujado en el piso, en el que "intenta aburrir al espectador para poner a prueba su capacidad interpretativa", o My Last Name Exaggerated Fourteen Times Vertically (67), una suerte de electrocardiograma fluor.

    Además, en la recorrida de prensa por la muestra, Wright explicó que una de las características principales de Nauman fue haber subvertido la realidad a partir de "poner de cabeza la cámara (filmadora) y jugar con la perspectiva, haciendo la misma operación mental que hacen hoy los usuarios de las redes sociales: enmarcar para desvirtuar la percepción del otro".

    *Minimalismo, posminimalismo y conceptualismo norteamericano
    Fundación Proa, Av. Pedro de Mendoza 1929 y Caminito, La Boca
    Martes a Domingos 11 a 19 hs; lunes, cerrado



    Ocultar nota
  • Título: Minimalismo y conceptualismo, la idea como motor de la obra
    Autor: Marcelo Paraj
    Fecha: 06/07/2019
    Ver nota completa
    Ver nota original (Perfil)

    Fundación Proa inaugura una muestra que reúne a cinco artistas precursores de los movimientos que hicieron eclosión en los '60 y '70 en los Estados Unidos.

     

    Ocultar nota
  • Título: En Fundacin Proa con la fuerza de "Lo que ves es lo que es"
    Autor: Infonews
    Fecha: 05/07/2019
    Ver nota completa
    Ver nota original (Infonews)

    Mientras se espera que en la vereda frente al Riachuelo el artista Dan Graham levante su espectacular obra, la institución invita al espectador a participar en un juego visual con piezas del minimalismo y conceptual.

    Dan Graham obra en Manhattan, 2003 (En Parkettart)
    Dan Graham obra en Manhattan, 2003 (En Parkettart)

     

    La instalación del artista Dan Graham, que conquistó todas las grandes ciudades y tuvo un éxito de público, se emplazará en agosto, pero ahora se puede espiar en la Fundación Proa, las instrucciones y los bocetos. Esa pasión por las transparencias están inspirados en los vidrios de aquellos mágicos jardines ingleses.

    Minimalismo, posminimalismo y conceptualismo / 60’- 70’, desde esta sábado 6, presenta obras de esas tendencias artísticas que se impusieron en un contexto de Guerra Fría, Mayo Francés y nuevos consumos. Hay programadas visitas guiadas a las 15, 17 y 18.

    Con más de ochenta, Graham, quien nació en 1942 y en 1964 el comenzó a dirigir la Galería John Daniels en Nueva York, donde exhibió obras de Sol LeWitt en sus obras incorpora fotografía, vídeo y arte de performance, estructuras de cristal y espejo, crea con su visita una gran espectativa. 

    No apta para espectadores pasivos, la muestra es un interesante desafío para que el receptor se convierta en co-creador de la obra, que están abiertas para una activa participación. Como decía otro colega minimalista, Frank Stella: "Lo que ves es lo que es".

    Aquellos pioneros del arte contemporáneo como Dan Flavin (tubos fluorescentes), Sol LeWitt, Fred Sandback (espacio con hilos y sogas) y Bruce Nauman (neón y videos) están en La Boca con obras muy representativas. 

    La muestra podrá visitarse hasta fines de octubre de 2019, de martes a domingo de 11 a 19 en Fundación Proa.
     

    Hito Steyerl, obra en Proa21
    Hito Steyerl, obra en Proa21

     

    Para los que tienen hijos adolescentes y jóvenes pueden compartir en la sede de PROA21, Fabrik, sobre la circulación de datos, bienes y personas.

    La muestra que se cierra el 14, está en Pedro de Mendoza 2073, y se puede visitar de jueves a domingo 15 a 19, transforma la sala expositiva en una fábrica imaginaria, un lugar donde se producen ideas e imágenes, imágenes ya no entendidas como un medio para reproducir la realidad sino como indicadores de cómo modificarla.

    Llas obras expuestas abordan la circulación y la migración de las personas y de las imágenes. Además cuestionan el mundo digital,
    de transmisión de datos.

    El origen de esta fábrica se deriva del Pabellón alemán de la Bienal de Venecia 2015, y ahora pone a prueba su eficiencia con muestras itinerantes alrededor del mundo.



    Ocultar nota
  • Título: Muestra en Fundacin Proa. Toda la potencia de lo mnimo, que cambi el arte desde los 60
    Autor: Julia Villaro
    Fecha: 03/07/2019
    Ver nota completa
    Ver nota original (Clarn)

    En “Minimalismo, posminimalismo, conceptualismo” se ven obras de artistas de EE.UU. que corrieron el eje al poner el foco en las ideas, borrar la huella autoral y crear con materiales industriales. Abre el sábado.  

     

    Sol LeWitt. "Wall Drawing #332", dibujado por primera vez en mayo de 1980. / The LeWitt Estate Artists Rights Society (ARS), New York; SAVA, Buenos Aires.

     

    Cubos blancos en el suelo de una sala, hilos que se tensan desde el techo interviniendo en el recorrido de los espectadores, luces de neón que proyectan colores en el espacio. Podría tratarse de una muestra de artistas contemporáneos, pero no. Así de vigentes se encuentran las propuestas que el minimalismo germinó a mediados de los años 60, desde Estados Unidos. Sus representantes querían correr el eje de la discusión artística, desde la expresión desmesurada de la pintura de Jackson Pollock, hacia el gesto mínimo, que entendían, era la idea. Lo supieran o no, con ese pequeño giro esos artistas cimentaron, en buena medida, la historia del arte contemporáneo de lo que restaba del siglo XX, y lo que va del XXI. Ahora una atractiva selección de autores, y obras, pertenecientes a este movimiento llega a Fundación Proa, y otorga una oportunidad única para el público porteño de acceder a este enclave fundamental de la historia del arte moderno, y contemporáneo. 

    Curada por la también norteamericana Katherine Wright, Minimalismo, posminimalismo, conceptualismo; 1960-1970, reúne en las amplias salas de Proa las obras de Dan Flavin, Dan Graham, Fred Sandback, Bruce Nauman y Sol LeWitt. Cinco artistas tan disímiles como representativos, de una corriente reacia a los “ismos”. “La única característica que parecía definir al 'movimiento' -explica la curadora- es que, justamente, tenían pocas características definidas.” Pero entre tantas exploraciones diversas, dos intenciones se recortan nítidamente y alcanzan a sus muchos artistas: estimular la interacción con los espectadores, y hacer de los objetos la manifestación física de una idea.

    Dan Flavin. "Untitled (to Donna) 6", 1971. / 2019 Stephen Flavin Artists Right Society (ARS), New York, SAVA, Buenos Aires.

    Dan Flavin. "Untitled (to Donna) 6", 1971. / 2019 Stephen Flavin Artists Right Society (ARS), New York, SAVA, Buenos Aires.

    Para tratar de lograr esos dos objetivos, cada uno de los artistas explora recursos diferentes, bajo una misma constante: el absoluto rechazo de cualquier seña autoral, que los lleva a elegir materiales industriales, ajenos a las pasiones del oficio y la artesanía. Para Fred Sandback el hilo es una suerte de encarnación objetual de la línea, que le permite dibujar diagonales en el espacio. Ubicadas en la sala más amplia de la Fundación de la Boca, sus estructuras sin título convierten el lugar en una gran tela en blanco, donde los hilos son fríos trazos rectos, entre los que nos movemos. El brillo de sus colores –amarillos, rojos, azules- proyecta volúmenes ilusorios, y se recorta contra el blanco de las paredes, ejerciendo un efecto extraño sobre nuestros ojos. En esa sencillez, ajena a nuestras actuales pantallas y sus sortilegios digitales, las obras de Sandback portan una magia sutil, y analógica.

    No muy lejos de esas obras, se encuentran los cubos blancos de Sol LeWitt, apodado “el abuelo del arte conceptual”. Referente indiscutido del minimalismo, LeWitt fue un escrupuloso dibujante, que desplegó su propio lenguaje basado en variaciones infinitas, de formas geométricas simples. “El sistema -decía el artista- es la obra de arte”. Eso es lo que advertimos en las 15 pequeñas tintas sobre papel que cuelgan ahora de la pared de Proa, y también en su Estructura modular de piso, realizada en metal. Al ver la obra, vale la pena recordar que estas fueron las primeras piezas en presentarse (ante su desconcertado público) como volúmenes en el espacio, sin querer ser esculturas (allanando así el terreno a la instalación contemporánea). Su ausencia de pedestal puede resultar irrisoria a nuestros ojos, entrenados en ver (casi) cualquier cosa. Pero ubicar las piezas en el “llano”, de igual a igual con los espectadores, significó una batalla librada -y ganada- por artistas como LeWitt.

    También en Proa puede verse uno de los célebres dibujos de pared de este artista. Piezas reproducibles cuantas veces se desee, que se adaptan a diferentes espacios y en las que no importa quién es su ejecutante material. “La idea -postulaba- es la máquina que hace el arte”.

    Bruce Nauman. "My last name exaggerated fourteen times vertically." 1967. / Tim Nighswander

    Bruce Nauman. "My last name exaggerated fourteen times vertically." 1967. / Tim Nighswander

    Adelantándose a las ambientaciones, que comenzarían a suceder pocos años después, Dan Flavin prefería llamar “situaciones”, en lugar de obras, a sus piezas lumínicas. Siempre a base de tubos fluorescentes industriales –aquellos que se encontraban disponibles en el mercado- las obras de Flavin generan atmósferas en la planta alta de Proa, donde los colores son evanescencias irradiadas por los tubos, que van generando, a su vez, nuevos tonos en el espacio.  Atrayéndonos al mismo tiempo que nos repelen, las situaciones de Flavin son pequeños, gélidos, santuarios… sin otro dios que los códigos de serie de sus tubos. A la monotonía y fría regularidad de todas estas piezas, los videos de Nauman agregan un elemento diferencial: la presencia del cuerpo humano. El artista –el único de este grupo proveniente de la vanguardia californiana- realiza registros fílmicos de cuerpos humanos realizando acciones absurdas, como caminar por el borde de un cuadrado delimitado en el suelo, o con un violín que nunca es ejecutado. Especulando con la tensión que generará en los espectadores el esperar que algo suceda, Nauman apela a la incomodidad y la impaciencia, como recordatorios incordiosos de nuestro propio cuerpo.

    Obra de Fred Sandback en Fundación Proa

    Obra de Fred Sandback en Fundación Proa

    Habrá que esperar un poco más para ver la obra de Graham, que se instalará en la explanada de Proa. El artista -el único, junto a Nauman, que aún vive- ha diseñado una obra especialmente para esta muestra, que pertenece a su serie de pabellones, iniciada hace unos años. Mientras su estructura circular de paredes altas evoca la disposición, un tanto laberíntica, de los jardines ingleses de los siglos XVII y XVIII, el material con que será levantado –un vidrio curvo y espejado- será una clara referencia a los rascacielos posmodernos. El reflejo habilitará así en el espectador la doble acción de contemplar y recorrer. Con la visita del artista, la obra será inaugurada en agosto.

    Limpia y clara en sus intenciones, la muestra atrapa pero no abruma. Y entre obra y obra deja el aire justo, para que vayamos asimilando despacio de qué se trató el minimalismo, y sus derivas conceptuales, y de qué modo siguen actuando en nuestro modo de hacer y ver arte. Una muestra para ir a aprender.

    Las vanguardias rusas, en el corazón de una amistad

    No deja de ser una hermosa paradoja que esas piezas esquineras, que ahora se encuentran en la sala de Proa, y que pertenecen a Dan Flavin, encuentren su inspiración en la vanguardia rusa, más concretamente en las obras que de ese mismo modo disponía en el espacio el suprematista Kásimir Malévich. (Quien dicho sea de paso, tuvo también su muestra en estas mismas salas, hace ya algunos años). Y es una paradoja porque Dan Flavin es uno de los referentes indiscutidos del minimalismo, movimiento artístico profundamente norteamericano en su culto a la industria y a su lógica de sistemas, que sirvió las veces de embajador internacional de la cultura del imperio occidental, en plena Guerra Fría.

    Cuenta la leyenda que ni Flavin (que dicen, era bastante cascarrabias) pudo sucumbir al encanto de Sol LeWitt, artista generoso, amigo al que todos querían y admiraban. Los artistas se conocieron cuando ambos trabajaban como guardias de sala en el MoMa (el Museo de Arte Moderno de Nueva York) y al parecer fue LeWitt, proveniente de una familia judía exiliada de la Rusia de los zares y los pogroms, quien inició a su amigo Flavin en las vanguardias rusas, anteriores a la revolución soviética. Es lindo imaginarlos, mirando libros en un rincón de aquel museo en el que después ambos expondrían, susurrando acaso los nombres de aquellos otros artistas, como Malévich, sospechados de traidores a un lado y el otro de la cortina de hierro.

    Que Flavin era un hombre de sutilezas se advierte en la espesura etérea de sus obras. No cuesta, entonces, entender que así también lo sea su guiño a las vanguardias y a Malévich. Sus obras son cuadrados –como los del suprematista- pero hechos de luces. Cuadrados de luces blancas, como los cuadrados blancos de Malévich, pero sin fondos, porque han pasado entre ambos artistas 50 años, y la liberación de la figura ha sido la victoria de otra contienda, ya lejana, de la historia del arte. Flavin, que como muchos minimalistas, no ponía nombre a sus obras, solía, en cambio, dedicarlas. Y aquí es, entonces, cuando el cuadrado se cierra, como un círculo. Cuando advertimos que aquella obra esquinera, inspirada en el ruso Malévich, que ahora irradia su forma contra las esquinas de Proa, está dedicada a su amigo: “para el querido y durable Sol”.


    Ficha

    Dónde. En Fundación Proa, Pedro de Mendoza 1929, La Boca.

    Horarios. Abre este sábado, con ingreso gratuito. Martes a domingos, de 11 a 19. Lunes, cerrado.

    Emtrada. $ 100. Jubilados y estudiantes acreditados, gratis.

    EV



    Ocultar nota
  • Título: La hora del minimalismo: la tendencia menos espectacular, a pesar de las luces de nen
    Autor: Pablo Gianera
    Fecha: 02/07/2019
    Ver nota completa
    Ver nota original (La Nacin)


    La muestra que Proa dedica a un grupo de artistas estadounidenses que hicieron historia en el arte de los años 60 y 70 (Sol LeWitt, Dan Flavin, Fred Sandback, Dan Graham y Bruce Nauman) se concentra en el período más temprano de este movimiento sobrio en el que la línea es todo

    "Cansado estás por fin de este mundo antiguo/ Pastora oh Torre Eiffel el rebaño de los puentes bala esta mañana". Son los primeros versos de "Zona", del primer poema de Alcoholes, el libro de 1913 con el que Guillaume Apollinaire firmó el acta de nacimiento de la sensibilidad del siglo XX. El poeta se refería a lo antiguo en un sentido bien histórico y cronológico. Sin embargo, esos versos de Apollinaire son una divisa de todo el arte moderno, siempre en guardia contra cualquier episódica antigüedad (aquí en su matiz vulgar) y dispuesto a romper lanzas por lo nuevo. De este modo, el expresionismo abstracto, que había sido para el crítico Clement Greenberg un colmo de lo moderno (y aun para él, equivocadamente, de la vanguardia), se convirtió para un grupo de artistas estadounidenses que reconocemos ahora como minimalistas y conceptualistas en emblema de eso antiguo que era imperioso destronar, aunque sin espectacularidad, porque no hubo tendencia menos espectacular que la minimal. La causa del malestar artístico no era tanto la representación, sino más bien la contundencia material, la fisicalidad y, precisamente, su condición expresiva, su énfasis en la subjetividad. Habían nacido el minimalismo y el conceptualismo.

    Sol LeWitt, Dan Flavin, Fred Sandback, Dan Graham y Bruce Nauman, los cinco artistas de la muestra "Minimalismo, posminimalismo y conceptualismo/'60-'70", que inaugura el sábado en Fundación Proa, se plegaban, aun con sus notable diferencias, de esas presunciones.

     

    Construcción triangular: En Fred Sandback, los dibujos saltan de la pared al espacio de la amplia sala 2, en la planta baja de Proa. Hilo acrílico rojo y negro, lápiz.
    Construcción triangular: En Fred Sandback, los dibujos saltan de la pared al espacio de la amplia sala 2, en la planta baja de Proa. Hilo acrílico rojo y negro, lápiz.

     

    Ads by scrollerads.com

    Como señala Katharine J. Wright en el texto curatorial, "las obras que caían en el campo del minimalismo tendían a compartir una sensibilidad afectiva que los hacía menos reconocibles por sus propiedades materiales (aunque los materiales industriales solían ser un fuerte indicio) que por la presencia que imponían en las galerías y las reacciones que generaban en los espectadores".

    Era entonces previsible que los minimalistas se ofendieran cuando se los llamaba minimalistas; Flavin, por ejemplo, se indignaba y insistía que habría dado lo mismo hablar de arte maximalista. Pero sabemos que no habría dado lo mismo, y sabemos también que las taxonomías históricas se imponen sobre los antojos de los individuos.

    Minimalistas y conceptualistas no fueron una floración sin raíces. Había una genealogía. Las retículas de Piet Mondrian y el movimiento De Stijl, los vestigios del constructivismo ruso, la obsesión de Barnett Newman por la representación de la luz e igual que en casi todo el arte del siglo XX, la sombra obligatoria y fatal de Marcel Duchamp.

     

    Construcción triangular: En Fred Sandback, los dibujos saltan de la pared al espacio de la amplia sala 2, en la planta baja de Proa. Hilo acrílico rojo y negro, lápiz.
    Construcción triangular: En Fred Sandback, los dibujos saltan de la pared al espacio de la amplia sala 2, en la planta baja de Proa. Hilo acrílico rojo y negro, lápiz.

     

    "No me interesa la vibración retinal" fue el grito de guerra de Duchamp contra la realización física de la obra. LeWitt sería su eco: el arte conceptual existió antes de él, pero fue él quien acertó con el nombre. En este sentido, "Paragraphs on Conceptual Art", el escrito que publicó la revista Artforum en 1967, pide (también a gritos) ser leído como un manifiesto. Decía LeWitt: "Me voy a referir al tipo de arte que hago como arte conceptual. Cuando un artista usa una forma de arte conceptual, esto significa que el plan y las decisiones tienen lugar anticipadamente, y la ejecución es un asunto superficial. La idea se convierte en una máquina que hace el arte".

    La obra no tiene necesidad de existir en el espacio, o existe en un espacio muy particular: el cerebro, y después, acaso, como nota en un papel. Sin embargo, esta condición no trae implicado ninguna variedad de intelectualismo. Podría pensarse en este punto en el compositor Morton Feldman, estricto contemporáneo de LeWitt, y el sentimiento de la experiencia de lo abstracto. Para Feldman, lo abstracto -igual que para LeWitt lo conceptual- no tiene en realidad nada que ver con las ideas. "Lo más difícil en una experiencia artística -insistía- consiste en mantener intacta esta conciencia de lo abstracto". Los minimalistas y conceptualistas lo lograron, aunque de un modo muy diferente del Feldman tardío, pendiente, de modo irrenunciable, de la materialidad de eso que él llamaba "lienzos del tiempo".

    Una época heroica sin héroes

    La muestra de Proa se concentra en el período más temprano de estos artistas. Hay aquí una ventaja: mirar un arte un momento antes de su domesticación estilística y museística. Al recorrer las salas (cada artista en cada sala) es evidente algo que no puede pasarse por alto; es decir, la torcida identidad entre minimalistas y conceptualistas. Cierto que los lazos de sangre son tan cercanos que resulta difícil a veces no confundirlos. Ya en los trabajos de Bruce Nauman encontramos los tubos de neón, en este caso en su emblemática My Last Name Exaggerated Fourteen Times Vertically (1967). Nauman consigue un gesto casi pictórico con un material inusitado y, por otro lado, introduce un principio de repetición que encontramos en los videos (proyectados en televisores Sony Trinitron) Lip Syn y Manipulating a Fluorescent Tube. Es lo más cerca que el minimalismo visual puede estar del musical, en los bordes de eso que Steve Reich llamaba "desfase", un desvío de lo repetitivo que se escucha como remedo de la variación.

     

    Tubos de neón: Last Name Exaggerated Fourteen Times Vertically (1967), de Bruce Nauman, prestada por el Glenstone Museum, Potomac, Maryland
    Tubos de neón: Last Name Exaggerated Fourteen Times Vertically (1967), de Bruce Nauman, prestada por el Glenstone Museum, Potomac, Maryland

     

    Los tubos de Nauman son bastante distintos de lo que, en una sala superior, nos deparan las líneas de LeWitt. A las variaciones geométricas fundacionales que ocupan una pared y formatos más pequeños (no olvidemos que quería "recrear el arte, comenzar por el cuadrado"), lo precede un viaje por colores fluorescentes en los ángulos; el más llamativo es el tubo de luz blanca sobre pared blanca. Los trabajos de LeWitt, que ya se habían visto en Proa en 2001, son sobrios, impasibles y generosos; después de todo, lo único que le importaba a él eran los papelitos con las instrucciones porque la realización, aparte de desdeñable, era discrecional. Dicen que fue Flavin quien le reveló a LeWitt las posibilidades del minimalismo. En todo caso, sus superficies iluminadas (fulgor en la tiniebla) son consanguíneas con las del otro.

    Sandback y Flavin son otra historia. Sobre todo en el caso del primero, que ocupa la amplia sala de la planta baja, lo que se pone en escena -lo que se pone en galería- es la persecución de una tridimensionalidad de tipo no escultórico. Los dibujos, siempre triángulos, "saltan" de la bidimensionalidad de la pared al espacio. No se puede imaginar nada más delicado que esos hilos tensos de lana que cortan en seco el espacio y, a la vez lo crean, de tal modo que uno se convierte en invasor imprudente de un ambiente.

    No alcanza con esas frases de "menos es más" o "más es menos". Puede ser que ahora, para volver a Apollinaire, estemos cansados también de este mundo antiguo. Pero estos artistas no jugaban. Inventaron una manera (un manierismo) de representar sin representar, que solamente un tonto podría confundir con la representación de lo irrepresentable.

    Para agendar

     

    • Minimalismo, posminimalismo y conceptualismo/'60-'70. Desde el sábado hasta octubre, en Fundación Proa. Av. Pedro de Mendoza 1929.
    • Desde el 1° de agosto, Dan Graham inaugurará en la explanada un trabajo con forma de laberinto de espejos para que jueguen los chicos.
    • El 14 de septiembre tendrá lugar el desfile de la Cátedra Saltzman con vestimenta inspirada en la muestra.
    • Habrá además ciclos de cine y de música contemporánea.

     

    Claves de un movimiento con lineamientos claros... y rectos

     

    Katharine Wright, curadora de la muestra que abre el próximo sábado, en Proa
    Katharine Wright, curadora de la muestra que abre el próximo sábado, en Proa

     

    "Menos es más"

    La frase del arquitecto Ludwig Mies van der Rohe apareció en 1947, pero fue 1965 cuando el nombre "arte minimalista" empezó a generalizarse en las artes visuales y en la música estadounidenses.

    Austeridad

    El minimalismo en sus obras tridimensionales intentó recuperar un orden, con trabajos de líneas rectas, por lo general cuadrados, austeros y construidos con materiales industriales.

    La idea sobre el objeto

    El arte conceptual parte del principio de que la idea, como componente, puede ser una obra de arte, sin necesidad de que se llegue a una realización física bajo la forma de un objeto.


    Por: Pablo Gianera

    Ocultar nota